Siempre que estudiamos la época contemporánea y actual desde la óptica de cualquier disciplina académica de las denominadas Ciencias Humanas, el Estado aparece como una especie de “sujeto” con vida propia, algo que siempre está ahí y que, seguramente, seguirá estando en las generaciones futuras Algunos – demasiados – confunden el Estado con el simple hecho de que haya Gobiernos, sea del color que sean. Pero al márgen de denominaciones concretas y conceptuales, llana y simplemente cabe decir que es el conjunto de la Administración Pública, además de unos órganos individuales o colegiados que hagan las leyes, que manden y se sirvan de otros para hacer cumplir a la fuerza lo que se haya ordenado. Cualquier grupo o partido, cualquier teórico de la política y la economía, cualquier pueblo o sociedad, cualquier sistema político o económico que haya existido, exista o existirá, en cualquier territorio, necesitará dotarse de una estructura operativa…necesitará dotarse de una Administración. Incluso los más recalcitrantes anarquistas tenían un lema – que muchos no llegaron a entender nunca – que venía a decir lo siguiente: “Hay que sustituir el gobierno de los hombres por la administración de las cosas”.

Considero de interés el debate y la exposición abierta a todos los posibles interesados de comunicados sobre las diferentes formas de Estado: las que ha habido, las que hay en los diferentes territorios del mundo, las que puede haber en un futuro próximo en las sociedades capitalistas democráticas más desarrolladas, las que podría haber en un futuro ( construcciones teóricas, de momento), etc. Y todo ello, en sus dos vertientes:

A) La de la estructuración del poder político legislativo/ejecutivo

B) La de la Administración Pública en sentido ámplio (incluyendo no sólo sanidad, transportes, enseñanza, etc. etc., sino también las fuerzas de seguridad interior y ejército, administración de justícia, etc.)

Llegar a concreciones sobre modelos que ha habido, que hay y que puede llegar a haber, permite tener un conocimiento más preciso de la incidencia y la interrelación existente entre estos elementos y el resto de componentes de la actividad cotidiana de la población en general.

Matias Vargas Puga
Doctor en Historia Contemporánea (Rubí, Barcelona)