Entre los debates propuestos y pendientes, desde hace más de un año, hemos elegido, para comenzar la nueva etapa, tres mensajes que difundiremos a continuación, sobre Internet e investigación histórica, informática y enseñanza de la historia, temática unificada bajo el título de “Historia digital”.

No podía ser de otro modo, Historia a Debate, en su desarrollo último, es síntoma, causa y consecuencia de la nueva historiografía que está naciendo en la Red, que definimos del siguiente modo en el punto XI de nuestro Manifiesto

“Las nuevas tecnologías están revolucionando el acceso a la bibliografía y a las fuentes de la historia; desbordando las limitaciones del papel para la investigación y la publicación; posibilitando nuevas comunidades globales de historiadores. Internet es una poderosa herramienta contra la fragmentación del saber histórico si se utiliza de acuerdo con su identidad y posibilidades, esto es, como un forma interactiva de transmitir información instantánea de manera horizontal a una gran parte del mundo.  Según nuestro criterio, la historiografía digital ha de seguir siendo complementada con libros y demás formas convencionales de investigación, difusión e intercambio académicos, y viceversa. Este nuevo paradigma de la comunicación social no va a reemplazar, en consecuencia, las actividades presenciales y sus instituciones seculares, pero formará parte de una manera creciente de la vida académica y social real.

La generalización de Internet en el mundo universitario, y en el conjunto de la sociedad, así como la educación informática de los más jóvenes irán imponiendo esta nueva historiografía como factor relevante de la inacabada transición paradigmática entre el siglo XX y el siglo XXI”

 

Carlos Barros (10/11/01)
Coordinador de Historia a Debate
Santiago de Compostela