[Nota del editor: El mensaje “Qué hacer 19” de Ricaurte Carrero, que reproducimos al principio, ha suscitado diversas respuestas de interés, lo que nos ha animado a abrir un nuevo debate sobre la subjetividad y la objetividad en la labor del historiador, sobre lo que ya reflexionamos en el II Congreso]

Amigos profesores, me uno a vuestro debate como pensador y como estudiante que por cierto no dejaré de serlo. La propuesta es en torno a la enseñanza y el Estado de la Historia en el siglo xxi. Pero mi pregunta es, ¿ES POSIBLE UNA HISTORIA AJENA A TODA IDEOLOGÍA E INDEPENDIENTE DE TODO PODER:? Yo creo que sí y para eso el historiador debe trabajar en el laboratorio alquímico de los cambios sociales y proponer una revisión de la Historia desde sus orígenes mismos .La Historia ha de ser enseñada objetivamente libre de presiones, de forma ecléctica y dialéctica. La Historia ha de “ser” Pasado-Presente-Futuro. Estado mismo de la condición humana. En síntesis “La verdad revelada”.

Gracias. Y que continúe el debate.

Ricaurte Carrero
universidad de los Andes  Merida – Venezuela.