Hace tiempo que sigo como espectador el desarrollo de los debates sobre distintos ángulos históricos. En varios de ellos me vi tentado a escribir pero el tiempo no me lo permitió. Pero viendo la magnitud del silencio hacia un terrible proceso histórico que se desarrolla desde hace más de un mes ante nuestras pupilas y nuestros oídos no puedo dejar de hacerlo.

¿No es parte de la Historia del presente la Intifada palestina?, ¿no es parte de la Historia del Presente que decenas de miles de jóvenes seres humanos se enfrenten con piedras contra fusiles, helicópteros, tanques y misiles? ¿no merece el análisis del historiador este proceso? ¿por qué el silencio ante la contemporaneidad de este proceso que, al menos, se desarrolla desde hace 55 años?.

Sé que se me responderá que la tarea del historiador y del docente es la historia y no el compromiso con el presente. Discrepo totalmente, para mi la historia está escrita “desde un lado” o “desde el otro” y el silencio es una definición “de lado” en sí mismo.

Ricardo Lannutti
UNLu (Universidad Nacional de Luján, Argentina)