Imprimir
Israel Sanmartín

II Congreso Internacional "Historia a Debate"
Santiago de Compostela, 14-18 de Julio de 1999.

Seis años después de su primera edición, hemos celebrado en Santiago de Compostela la segunda convocatoria del Congreso Internacional "Historia a Debate". El congreso se celebró en el "Palacio de Congresos y Exposiciones de Galicia" los días 14 a 18 de julio de 1999, dentro del marco del "Xacobeo 99" y contó con la subvención de la "Consellería de Cultura" de la Xunta de Galicia. Un total de más de setecientos historiadores debatimos cuestiones teóricas, historiográficas y metodológicas en conexión con la realidad de los años 90. El coordinador del evento, el profesor Carlos Barros (de la Universidad de Santiago de Compostela y del Instituto de Estudios Gallegos "Padre Sarmiento"-CSIC-), comentaba en el Congreso el "milagro" de lograr un evento de estas características en sólo seis meses. En ese tiempo hemos tenido que convocarlo, organizarlo y administrar todos los recursos humanos y materiales para que todo funcionara. Pero además de ese escaso puñado de meses, el II Congreso Internacional "Historia a Debate" ha dejado sobre la mesa de los historiadores diferentes cuestiones a debatir, comentar, criticar, mencionar o ocultar:

  1. La importancia de los nuevos medios de comunicación, en especial Internet, para la formación de redes intelectuales. Sin la ayuda de Internet sería imposible hablar de un Congreso tan mastodóntico e internacional. Repartimos la convocatoria vía internet a más de 15.000 direcciones electrónicas y paralelamente a más de 30.000 direcciones postales. Internet ha sido definitivo en la comunicación con ponentes, comunicantes y participantes en general. Esta relación entre los asistentes al congreso sigue ahora, después del congreso, mediante la página web de "Historia a Debate" (www.h-debate.com) y la lista de distribución de correo que hemos creado desde Santiago de Compostela.

  2. El buen momento actual de la historia. La importante asistencia de alumnos e interés de revistas de historia y medios de comunicación así lo demuestra. Como botón de muestra, en el congreso repartimos las revistas "La aventura de la historia" y "Descubrir el Arte" con muy buena acogida; y otras revistas, incluida HISTORIA, ANTROPOLÓGÍA Y FUENTES ORALES, tuvieron mucho éxito.
  3. El congreso reunió una participación muy destacada de historiadores tanto por nombre como por su aportación científica. Algunos de los 150 ponentes fueron: Enrique Florescano (México); Georg G. Iggers, Harvey Kaye, Teófilo Ruiz, Hal S. Barron, David Nirenberg, Lawrence J. McCrank (USA), Chenntouf Tayeb (Argelia); Karl Rudolf (Austria); Jacques Revel, François Dosse, Robert Bonnaud, Adeline Rucquoi, Claudio S. Ingerflom (Francia); Carlos Barros, Lourenzo Fernández Prieto, Ricardo García Cárcel, Francisco Vázquez, Mercedes Vilanova, Antonio Morales Gonzalo Pasamar, Carlos Navajas, Fernando Sánchez Marcos, Juan Manuel Santana, Montserrat Huguet, José A. Piqueras, Ramón Villares, José L. De la Granja (España) Ciro F. Cardoso, José Geraldo Vinci de Morais (Brasil), Patrick Joyce, James Vernon, Mark Bevir, Barbara Bush (Reino Unido), Hubert Watelet (Canadá), Yulia Mikhailova (Japón), Christoph Conrad (Alemania), Alisia Ginio (Israel), Sergio Guerra (Cuba), Harbans Mukhia (India), Alberto Pla, Fernando Deboto, Hebe Pelosi (Argentina), Alfio Signorelli (Italia), Denis Menjot (Argelia), Matti Peltonen (Finlandia), Willem Erauw, Marc Depaepe (Bélgica) o entre otros muchos. De más está señalar que, siguiendo la tradición del primer congreso, los jóvenes historiadores tuvieron una presencia a reseñar. Darío Barriera, Ezequiel Abásolo (Argentina), Fernando Esteban do Valle (Brasil), Claudio Canaparo (Reino Unido), Lewis Call (USA) o Kamil Uludag (Alemania) son algunos ejemplos.

  4. El Congreso ha supuesto la consolidación de la periferia (en este caso España) como nuevo centro, lo que abunda en la idea de que la tradicional bipolaridad de la historiografía ha devenido en multipolaridad. La globalización también ha llegado a la historiografía. Esta nueva característica ha propiciado que historiadores de 35 países se reunieran en Compostela presentándose unas 150 ponencias. Abundando en lo local, los historiadores españoles han tenido una participación destacada pero representan, en conjunto, menos del 40% de los participantes. También la participación compostelana estuvo muy animada con una amplia representación de profesores de las facultades de Historia y Filosofía de la Universidad de Santiago de Compostela encabezadas por el catedrático Ramón Villares y el director del Instituto de Estudios Gallegos "Padre Sarmiento", Eduardo Pardo de Guevara.

  5. Otra de los hechos destacables del congreso fue la multidisciplinariedad. Se pudo ver en diferentes mesas redondas el difícil diálogo entre filósofos e historiadores. Precisamente los filósofos destacaron especialmente, tanto las argentinas María Eugenia Borsani y María Inés Mudrovcic, como los españoles Manuel Cruz y Antonio Campillo estuvieron muy receptivos y participativos bien como público o ponentes. Asimismo, fue muy comentada en los pasillos la conferencia sobre la relación de la historia con la ciencia de Claudio Canaparo.

  6. Los organizadores tratamos de fomentar la pluralidad. Historiadores de diferentes escuelas, tendencias e ideología se podían encontrar en las discusiones. Quizá esa sea una de las grandes riquezas del espíritu del Congreso. Nadie ni nada razonable fue excluido del mismo. Postmodernos, marxistas, positivistas o annalistas sacaron conclusiones de sus posicionamientos frente a los demás. Esa pluralidad se refleja en la temática del congreso, que trataba de relacionar problemas actuales con la escritura de la historia (como el compromiso intelectual, Chiapas, multiculturalismo o la "historia global") y temas más teóricos, como el cambio de paradigmas, pasados y presentes; pasados y futuros o historiografías postcoloniales.

  7. A mi juicio, han sobresalido en el congreso cuatro aspectos conceptuales:

  • La presencia en Santiago de dos representantes de los "Estudios subalternos", Prasannan Parthasarathi y Rajnarayan Chandavarkar, que explicaron con un caso práctico y otro más historiográfico qué es exactamente la historiografía postcolonial.
  • Estancia en Compostela de diferentes historiadores de las nuevas historiografías surgidas tras la caída del muro (Aadu Must , Úlle Must- por Estonia- y Elena Gabrielescu y Alexandru Giuculescu -por Rumanía-).
  • Concurrencia de una importante embajada de historiadores cubanos y la inédita presencia de una profesora del Instituto de Historia Mundial, la china Mei Duanmu.
  • Papel decisivo de todos los historiadores latinos, especialmente de los latinoamericanos que demostraron vigor, dinamismo, entusiasmo, conocimiento y muchas ganas de participar.
  1. Consolidación del debate como elemento decisivo para la búsqueda de "terceras vías" (parafraseando a C. Barros) que lleven en la dirección de la creación del "nuevo paradigma"(en un sentido Kuhniano). Fueron 19 mesas redondas y 15 temas a debate. Suficiente como para observar que se ha producido un gran salto desde 1993. Hay indicios que nos permiten hablar de un mayor asentamiento del debate como costumbre académica y así se pudo comprobar durante los cuatro días del congreso.

  2. Importancia del I Congreso Virtual "Historia a Debate". Con carácter experimental los organizadores hemos sacado las primeras conclusiones del chat como elemento de conexión entre historiadores de diferentes países. Las conclusiones ya se pueden observar en la web de Historia a Debate.

  3.  Desde el equipo organizativo hemos tenido un especial cuidado en los detalles y en no repetir el mismo congreso seis años después. Pero ha habido dos cuestiones que se han repetido. 1- La triste constatación de que África es más un "concepto" que una realidad y 2- la vitalidad que ofrece casi diez años después la teoría de "el fin de la Historia", que fue muy nombrada y comentada en los debates (ya lo había sido en el primer congreso).
  4. Consolidación del equipo de investigación y proyecto historiográfico que dirige el Prof. Carlos Barros desde la Facultad de Geografía e Historia de Santiago y desde el Instituto de Estudios Gallegos "Padre Sarmiento"(CSIC) y del que forman parte Gonzalo Pasamar, Miguel Ángel Cabrera, Francisco Vázquez, Francisca Colomer, Juan Manuel Santana y yo mismo, mediante la Encuesta Internacional "El Estado de la Historia", la organización del II Congreso y ahora la puesta en marcha de diferentes actividades a través de su página web y el nuevo proyecto "El cambio de paradigmas historiográficos".

  5. Se puede afirmar con rotundidad que el II Congreso Internacional "Historia a Debate" ha sido muy distinto del primero, pero ha sido continuista en lo bueno y superior en otros aspectos (participación, debate, asistencia, etc...). De todos modos, los resultados se podrán comprobar pronto en las actas del mismo.

Todo se cerró con un emocionante acto de clausura y con el emplazamiento al tercer encuentro en el año 2004. Mientras, resbalaremos en el tiempo como lágrimas en la lluvia; es hora de seguir trabajando.

Israel Sanmartín
Universidad de Santiago de Compostela
Instituto "Padre Sarmiento"-CSIC
isanmartin@cesga.es