Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004



[Publicado en Diario Católico, San Cristóbal, Táchira, Venezuela,

1/9/04]

EL CAMINO XACOBEO-2004

José Pascual MORA-GARCÍA
Vicepresidente de la Academia de Historia y Sociedad Bolivariana.

El 13 de julio pasado pisamos tierra compostelana, la meta de los peregrinos desde la Edad Media. Nuestra responsabilidad en tierras gallegas era la participación en el III Congreso Internacional de Historia a Debate, en donde realizamos la ponencia Globalización y "glocalización" en el debate postmoderno. Santiago de Compostela es ante todo una ciudad barroca, que conjuga lo antiguo y lo moderno. Tiene el ensueño de las villas medievales y se respira al mismo tiempo el encanto de las edificaciones modernas. Es una ciudad en donde la postmodernidad puede ser recreada; allí hace presencia el peregrino confeso con el caminante deportivo, el católico que busca la absolución de sus pecados al ganar jubileo y los "pavitas" que viajan para acompañar sus bandas; es el entrecruce de temporalidades. Porque la postmodernidad también está caracterizada por la multiplicación de tiempos, en el que se conjuga el regreso al pasado y la historia inmediata. Podríamos decir que es un espacio propicio para contrastar el tema de nuestra ponencia. Se observa por un lado, la tradición medieval en el peregrino que asiste a la reverencia del apóstol Santiago y el impacto de la cultura globalizada ávida de excentricidades, entre las que destacamos la presencia

del otoñal rockero Bob Dylan (el poeta de Minnesotta), quien se presentó ante 25.000 personas en un campus denominado Monte do Gozo. Compostela con razón es conocida como el dique de llegada de lo europeo, en esta oportunidad también de lo mundial; pues congregó a la red temática Historia a Debate en la que participaron 340 entidades académicas de 27 países, realizado en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Campus Norte de la Universidad de Santiago. Actividad excelentemente coordinada por el Dr. Carlos Barros y su equipo Israel Sanmartín, Javier Señarís; Juan Manuel Santana, y Francisca Colomer, entre otros. La "glocalización" está a la vista en el ambiente compostelano, es el esfuerzo por integrar lo global y lo local; lo global está representado por la modas y marcas que hablan de la mundialización de la economía, todo puede ser encontrado desde bolsos gucci hasta productos Johnson & Johnson; nombres que otrora simbolizaban economías nacionales, como Sony, Onda, Nestlé, Perrier, Norelco, Mercedes Benz, Olivetti, y Wolkswagen, hoy son palabras universales. La cultura global invade el mercado local. En las tiendas se puede observar la cultura shopping, pues es posible encontrar souvenir´s que van desde el típico sombrero de ala ancha, la calabaza, el zurrón, la capa con esclavina, el bordón o cochava, y la concha o venera; hasta las marcas globalizadas como las zapatillas deportivas de las firmas Lacoste o Zuperklinb NY de Adidas; las botas de montaña Camper o Sport-Casual de Panama Jack, la chaqueta impermeable de de Barbour, los morrales o mochilas Tekway, y los pantalones

de tipo tejano de la firma Pepe Jeans. La Plaza Obradoiro es el centro de la ciudad, pero no el único, ya que la ciudad presenta el dinamismo de las grades urbes en las que la plaza como eje central tiende ha desplazarse. La catedral es el último monumento que sobrevive a la globalización. Haciendo un poco de historia diremos que se remonta al año 813, cuando se descubre un mausoleo tardoromano que identifica la tumba de Santiago, el apostol. Para honrar la memoria del apostol santo, Alfonso II levanta el primer templo. Sin embargo, fue reformada paulatinamente por Alfonso III, y Alfonso IV, hasta ser consagrada definitimente catedral en 1211. Fue profanada en 997 por el moro Almanzor, quien entró a caballo a la Catedral, y robó las campanas. La fachada barroca del Obradoiro fue elabora por el arquitecto Casas Novoa en 1738. Una de las curiosidades que siempre impactan al turista es el inmenso botafumeiro (inciensario), que data su uso del siglo XV, y fue concebido para aliviar el espacio de los malos olores que deplegaban los peregrinos. El original era de plata y fue robado por las tropas napoleónicas, el actual es una joya que data del año 1851, y tiene un peso de 58 kilos. Se cuenta que en dos oportunidades se soltó en pleno vuelo saliendo disparado y cayendo en la Plaza de las Platerías. Sólo puede ser avistado en plena ejecusión en las 25 principales fiestas liturgicas anuales, Una de ellas, el 25 de julio, día del apóstol. En esta oportunidad tuvimos el gusto de verlo en pleno vuelo el 17 de julio pasado. Nos despedimos de Santiago de Compostela con la promesa de poder volver al próximo Xacobeo 2008, en donde se celebrará el IV Congreso Internacional de Historia a Debate, por lo pronto iniciamos ese nuevo recorrido desde las redes.