Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Dirección

 


 Ponencias aceptadas

Sección II. 2. De las especialidades al debate general

Autor

Ana Rodríguez Mayorgas (Universidad Carlos III, Madrid, España)

Título

¿Inventaron los griegos la historia? Una reflexión actual sobre la historiografía clásica como modelo y fuente

Resumen

La consideración y valoración de la historiografía antigua ha cambiado de forma drástica en los últimos años. Tradicionalmente, y sobre todo desde la óptica positivista, se había subrayado la contribución de la cultura griega en la formación del moderno concepto de historia, de tal forma que autores clásicos como Tucídides, Polibio o Tito Livio eran no sólo alabados sino seguidos en la mayoría de sus razonamientos por los historiadores modernos. En las últimas décadas, sin embargo, la afirmación de veracidad y objetividad de esta historiografía ha sido criticada de forma tenaz. Dejando a un lado algunas excepciones se ha destacado con insistencia que en la Antigüedad la retórica desempeñaba un papel protagonista en la escritura de la historia y que como género literario tenía la finalidad de entretener y agradar por encima de cualquier búsqueda de la verdad. Tanto una como otra postura están sujetas a las tendencias y perspectivas históricas de cada momento.

En la presente ponencia defenderemos que la sobrevaloración de la esencia literaria, no menos que la aclamación de la referencia clásica como origen de la moderna práctica histórica, pierde de vista las condiciones intelectuales y culturales concretas en las que se produjo la historiografía antigua y con ello dificulta el trabajo del historiador moderno que utiliza dichas obras históricas como fuente. Su estudio revela a una mirada atenta que ni la objetividad y metodología actuales pueden encontrarse en la historiografía antigua, que, por otro lado, está lejos de constituir una disciplina como tal, ni la divulgación literaria de ese conocimiento histórico puede tomarse como demostración de la inexistencia de un criterio de veracidad histórica. De este modo el ejemplo de la Antigüedad, que siempre se ha tomado como origen, modelo y referencia, nos ayuda a reflexionar sobre la cambiante condición de la escritura de la historia y de la práctica del historiador a lo largo del tiempo a la vez que nos obliga a reconsiderar nuestra relación con las fuentes.