Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Direccin


Ponencias aceptadas

Seccin II, 4. Historiador, pblico y valores

Autor

Rosa Mara Ganga Ganga (Universidad de Alicante, Espaa)

Ttulo

Des-montando "la transicin". O cmo funciona el documental de divulgacin histrica

Resumen

La responsabilidad de construir la historia es tarea de los historiadores en el mbito acadmico, fundamentalmente pero en lo que se refiere a la divulgacin histrica tambin novelistas, ensayistas, cineastas, informadores y dueos de los medios de comunicacin aportan sus propias construcciones de una misma realidad histrica la que produce la novela, la que producen los discursos audiovisuales, sean cinematogrficos o televisivos, de ficcin o de no-ficcin.

En este sentido hay que decir que los medios audiovisuales, por medio de sus discursos construyen sus representaciones histricas tanto cuando producen programas llamados de ficcin como cuando lo que producen son los llamados gneros de no-ficcin, es decir, informativos, reportajes, documentales y programas educativos. Frente a la tradicional concepcin de objetividad que se otorgaba a los programas documentales se puede decir que los medios realizan esas construcciones de acuerdo con las exigencias que sus dueos se marcan y les marcan en funcin de los intereses propios de las industrias culturales-comunicativas.

Hay que partir del supuesto de que en los discursos mediticos de divulgacin histrica subyace un modelo historiogrfico o paradigma "imitado" que responde a los intereses antes citados y que condiciona la forma y el fondo del propio documental, as como el anlisis que hacen de los hechos histricos. De la misma forma, pueden existir diferentes modalidades de documental histrico con sus propias caractersticas partiendo de cualquiera de los paradigmas existentes.

El modelo historiogrfico que se correspondera con la serie de TVE "La Transicin" es el mismo que subyace en gran parte de los discursos mediticos actuales y responde a los requerimientos del evenemencialismo como paradigma eficaz para lograr los objetivos previstos por sus productores, que se traducen en una propuesta narratolgica al margen de la compleja interaccin de factores que determinan la realidad histrica y social, y unas formas audiovisuales en la que existen unos personajes, unos tiempos y unos espacios en perfecta concordancia con lo anterior. Con ello se pretenden trasladar al consumidor-espectador una realidad histrica sin races ni determinaciones en la que el conflicto es la excepcin, las diferencias econmicas y sociales son naturales, la capacidad de accin y decisin la tienen individuos escogidos y los acontecimientos responden a la lgica de quienes los cuentan y no a la complejidad de quienes los vivieron.