Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Dirección

 


 Ponencias aceptadas

 

Apartado II.6. Historiografía y contexto politicos

Autor:
Antonio Duplá (Universidad del Pais Vasco, España)

Título:

"Un giro historiográfico sobre clasicismo y modernidad: de tradición a recepción"

Resumen:

En el estudio de la presencia del mundo clásico grecorromano en la modernidad occidental se está produciendo en los últimos años un giro historiográfico y conceptual de indudable importancia. Este giro lo podríamos conceptualizar en términos del paso de la tradición a la
recepción. No se trata en absoluto de un mero cambio terminológico, sino de algo mucho más profundo. Se trata de superar una concepción estática de la cultura basada en la supuesta existencia de un “legado clásico” cerrado, tradicionalmente considerado una referencia central en Occidente en los terrenos político-constitucional, artístico o estético. Frente a esa noción ahistórica, los estudios sobre “recepción” subrayan el papel activo de una sociedad moderna dada que selecciona del mundo antiguo aquello que le interesa en función de sus necesidades y peculiaridades (ver Ch. Martindale, 2006, “Introduction: Thinking through Reception”, en Ch. Martindale ­ R. Thomas (eds.) Classics and the Uses of Reception, Oxford, Blackwell).Se ha producido un auténtico cambio de paradigma: el foco se traslada del mundo antiguo al moderno, se refuerza la interdisciplinariedad de los estudios sobre recepción, la historia e historiografía del tema son necesariamente activas y en ese sentido conectan con alguna de las preocupaciones y parámetros del Manifiesto de Historia a Debate. Las distintas formas de recepción del mundo clásico en la modernidad, desde la “querella de los antiguos y modernos” en el siglo XVII, la pintura de historia del siglo XIX, o el cine en los siglos XX y XXI adquieren una nueva perspectiva. Por otra parte, este cambio puede conllevar también una desacralización del mundo clásico y la aceptación de una posible herencia clásica perversa. Por ejemplo, la que puede establecer una conexión entre Cicerón y Guantánamo: de la declaración de hostis publicus en Roma al actual “Derecho Penal del enemigo”.