Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Dirección

 


 Ponencias aceptadas


SECCIONES TEMÁTICAS. II. HISTORIOGRAFÍA. 3. Dos décadas de Historia a Debate.

Autor:

Francisca Colomer Pellicer (CPR Molina de Segura, Murcia, España)

Título:

 LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA COMO MODO DE COOPERAR EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ

Resumen:

El punto XVI del Manifiesto “Historia a Debate”, titulado “Compromiso”, explicita la necesidad del compromiso de los historiadores con las causas “vinculadas a la defensa de valores universales de educación y salud, justicia e igualdad, paz y democracia. (…) Resistiendo, desde el conocimiento del pasado, los futuros indeseables. Cooperando, y rivalizando, con otros científicos sociales y humanistas, en la construcción de mundos históricamente mejores, como profesionales de la historia, pero también como ciudadanos”.

La ponencia se estructura en tres apartados: en el primero de ellos analizo algunas de las intervenciones en los Debates de HaD relacionadas con este tema, buscando un común denominador y/o diferencias de las mismas. En el segundo apartado hago un recorrido por diversas iniciativas de instauración de la paz desde instituciones superiores a los poderes existentes, desde el punto de vista de su valor para el compromiso que promueve Historia a Debate. Muchas experiencias de épocas pasadas contienen elementos valiosos que es nuestro deber recuperar o mantener vigentes, y este es el contenido del tercer apartado, intentar comprender qué es lo que más necesita nuestro mundo de los historiadores en el momento actual.

Las conclusiones principales se resumen en que los intentos de “paz  perpetua” impulsados desde instituciones supraestatales o globales han tenido siempre el mismo problema: cómo convencer a los individuos/países/comunidades para que se unan sinceramente a los objetivos que esas instituciones promueven. Junto con estos esfuerzos de “gobernanza mundial”, es necesario insistir en la educación de las nuevas generaciones, partiendo de la justicia como base necesaria de la paz. Para todo lo cual es muy importante conocer los beneficios que las épocas de paz han traído a la historia de la Humanidad, y comprender que el progreso realmente ha llegado con la paz, aunque de las guerras se haya aprendido mucho. Y esta tarea, obviamente, es propia de los historiadores.