Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Direccin


Ponencias aceptadas


Apto. II. 6. Historiografa y contextos polticos

Autor:

Hilari Raguer Suer (Abada de Montserrat, Barcelona, Espaa)

Ttulo:

Debate historiogrfico actual sobre el Concilio Vaticano II. Aplicaciones a la historia del franquismo y a la poltica actual del Vaticano y de la Conferencia Episcopal Espaola

Resumen:

En un discurso de Benedicto XVI a la Curia Vaticana, el 22 de diciembre de 2005, contrapona dos hermenuticas del Concilio Ecumnico Vaticano II, que llam de discontinuidad y la ruptura y la reforma en la continuidad. La primera ha causado confusin; la otra, silenciosamente pero de modo cada vez ms visible, ha dado frutos. En este discurso, se ha visto generalmente un ataque a la Storia del Concilio Vaticano II (5 vols., Peeters-Il Mulino, Leuven-Bologna, 1995-2001; publicada simultneamente en siete lenguas; edicin espaola, a cargo de Evangelista Vilanova, 5 vols., Peeters-Sgueme, Leuven-Salamanca, 1999-2008). Esta obra monumental, dirigida pro el prof. Giuseppe Alberigo, es el fruto de una estrecha y prolongada colaboracin de un equipo internacional de historiadores, con los que tuve el honor de trabajar. La idea que presidi la obra es que el estudio del Concilio como acontecimiento es ms importante que la exgesis de sus documentos, que en muchos casos fueron fruto de un compromiso, no siempre coherente, entre las dos grandes tendencias que se enfrentaron en el aula vaticana: la renovadora y la conservadora. Al concluir el Concilio (1965) proliferaron las ediciones, traducciones y comentarios de los documentos conciliares, pero Alberigo crea que este mtodo ya no poda dar ms de s, y que era necesario emprender una historizacin del Concilio: adems de las actas oficiales, localizar toda la documentacin disponible y recoger diarios, memorias, cartas y testimonios orales de los protagonistas o testigos del evento. Para ello, a partir de 1988 organiz encuentros en Bolonia Lyn, Lovaina, Wrzburg, Mosc, Houston (Texas, USA), Sao Paulo, etc. Los documentos y testimonios recogidos en estos encuentros han sido la base para la citada historia del Concilio.

Ya durante el Concilio hubo una fuerte oposicin al aggiornamento querido por Juan XXIII. En Espaa la oposicin al Concilio fue especialmente dramtica, porque era como una carga de profundidad contra la dictadura imperante. Con fecha del mismo 8 de diciembre de 1965 en que concluy el Vaticano II el episcopado espaol hizo pblica una declaracin colectiva. Despus de hacer grandes elogios del Concilio, sostenan que Espaa era un caso especial, y que aqu no haba que cambiar nada: Por eso la libertad no se opone ni a la confesionalidad del Estado ni a la unidad religiosa de una nacin. Terminado el Concilio, se constituy en Espaa, como en otros pases, la Conferencia Episcopal Nacional. Guerra Campos fue su primer secretario y, como tal, en nombre de la Comisin Permanente, prepar y promulg el 29 de junio de 1966 un extenso documento sobre La Iglesia y el orden temporal a la luz del Concilio. Con unas citas del Concilio sacadas de su contexto quera justificar el rgimen de Franco, eluda toda crtica al mismo a la luz del Concilio y rechazaba la desconfesionalizacin del Estado. La doctrina del Concilio sobre derechos humanos se refera a la arbitrariedad opresora de los pases comunistas: No creemos que ste sea el caso de Espaa.

La obra de Agostino Marchetto Concilio Ecumenico Vaticano II. Contrapunto per la sua storia, publicado por la Editorial Vaticana (2005) y jaleada por los ambientes curiales, es el anti-Alberigo. Es en esta misma lnea que hay que situar la actuacin involucionista de la actual Conferencia Episcopal Espaola, en plena sintona con los vientos vaticanos. Con el pretexto de fidelidad literal al Concilio, estamos volviendo al preconcilio. Una serie de decisiones, condenas e intervenciones quieren hacer marcha atrs destejiendo de noche, como Penlope, lo que la asamblea conciliar haba tejido de da.