Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

IV Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 15-19 de diciembre de 2010

Dirección

 


 Ponencias aceptadas

Sección I. 5. Lo nuevo y lo viejo en teoría de la historia

Autor

Arturo Valencia Ramos (Universidad de Sonora, México)

Título

La construcción de un modelo posible para una historia posible.

Resumen

Hasta ahora, tradicionalmente, hemos aprendido que la historia como disciplina del conocimiento aborda los hechos del pasado y hemos aceptado como realidad aquello que nos presentan los historiadores a partir de su manejo de las fuentes como elementos sustantivos para el establecimiento de criterios de verdad que nos permiten ver ese pasado. Sin embargo, cuando se reflexiona sobre la historia y sus objetos, sobre la temporalidad o la historicidad, ha debido hacerse desde fuera de esa práctica científica. Así, reflexionar es un asunto de la filosofía que, como tal ha excedido el programa de trabajo del historiador; entonces parece ser que no es lo mismo reflexionar sobre la historia que hacer historia. El imperativo ético de que el científico se debe mantener aparte de la ideología se pone en práctica al aislar el texto bajo el supuesto de su autonomía, recalcando así una diferencia entre el pensar la historia y el ejercicio historiográfico como dos actividades necesariamente separadas. La reflexión se ha convertido así en asunto de los filósofos, dejando la escritura de la historia como asunto de los historiadores. En todo caso cuando reflexionamos decimos que estamos haciendo filosofía de la historia de tal forma que los objetos de la reflexión se ubican en los campos de la ideología, la teleología, la metafísica, etcétera y se disocia la práctica historiográfica de su sentido, generalmente subordinándola a la disciplina desde la cual se reflexiona. Reflexionar sobre historia parece ser entonces un asunto heterorreferencial que, por tanto no es posible hacer desde ella misma, es decir, no existe posibilidad para la autoobservación.

La reflexión de este trabajo gira alrededor de la discusión del término historia. Si, como en efecto, esta voz en su carácter polisémico ha propiciado en sus diversas acepciones que la práctica del historiador, sus reflexiones y resultados se relativicen o subordinen a otras disciplinas, también ha propiciado la generación de dudas respecto a la validez de esos resultados expresados en la historiografía ser o no ser ciencia, ser o no ser literatura, seudociencia, ficción, etcétera. Partimos de la diferenciación de las acepciones que se tiene del término como lo aprehendemos en español y trabajamos a partir de ellas al tratar de ubicarlas como sistemas sociales funcionales Historia como ciencia, historia como narración o relato, historia como el resultado de acontecimientos que constituyen los hechos y otorgan el sentido de la historicidad. No esperamos ser concluyentes en cuanto a la discusión, pero sí esperamos vislumbrar la cerradura operativa del sistema que nos permita la legitimación de la disciplina como autónoma, así como el carácter científico de sus resultados.