Imprimir
TEMA I

 

TEMA I

Historiadores sin fronteras. Los avances del medievalismo aragonés a finales del siglo XX.

Germán Navarro Espinach Vidal Muñoz Garrido Universidad de Zaragoza

RESUMEN

Hacer un balance general de la historiografía del siglo XX, asi, en abstracto, puede desembocar en una visión bastante distorsionada de lo que se ha hecho, sobre todo si antes no hemos estudiado los avances en positivo vividos en cada contexto concreto. Por ejemplo, si nos situamos sin más en el terreno de la experiencia española de los últimos años la imagen general que se obtendrá, como ocurre en otros estados europeos, será la de una fuerte compartimentación y regionalización del saber que deviene incompatible de manera evidente con cualquier intento de síntesis global. En ese sentido, quizá uno de los ejercicios más fructíferos que puede llevarse a cabo para contribuir a una reflexión historiográfica de mayor amplitud sea el del análisis de las grandes líneas de investigación que, aún constreñidas en áreas de conocimiento y regiones históricas, están rompiendo sus ataduras, poco a poco, con vistas a la construcción firme de un paradigma científico común entre los historiadores de la próxima centuria. Verdaderamente, ese esfuerzo por desmantelar desde dentro los límites vigentes en la universidad es una de la vías más revolucionarias de cambio, junto con las propias exigencias que, con el paso del tiempo, vaya planteando la sociedad misma.

No se trata de reflexionar por reflexionar. Lo que aquí se diga debe tomarse como una propuesta firme de cambio que busca atraer el consenso de la comunidad de investigadores. Por consiguiente, debe quedar muy claro que el modelo de reflexión historiográfica que perseguimos quiere estar en línea con ensayos como el puesto en práctica por Duccio Balestracci sobre el medievalismo italiano. Este autor parte del hecho de que elaborar un largo elenco de libros o artículos y una minuciosa lista de autores para interpretar un contexto historiográfico es un ejercicio decididamente inútil. En verdad, planteamientos de estas características están condenados a una vida muy breve, puesto que el avance de la investigación los deja obsoletos al cabo de pocos años. Por contra, nosotros estamos de acuerdo con Balestracci en que el esfuerzo más operativo a nivel historiográfico es la exposición de las grandes tendencias actuales, de los nuevos intereses ideológicos en juego. Así, pues, en nuestra revisión del corazón mismo del medievalismo aragonés (la universidad) vamos a subrayar ciertas aportaciones que pensamos que abrieron o están abriendo fronteras para los estudios históricos del futuro, de tal forma que, en última instancia se puedan analizar esos avances en perspectiva comparada con los de otros contextos de áreas de conocimiento o regiones históricas y, de esa forma, sentar las bases de una discusión convergente.