Imprimir
TEMA 15

TEMA 15

El reencuentro de los historiadores con las imágenes

Joan Lluis Palos Peñarroya

Universitat de Barcelona

La consolidación a principios del siglo XX de rígidas fronteras disciplinares y académicas supuso el abandono por parte de los historiadores de la que habia sido durante varias generaciones una de sus principales fuentes de información: las imágenes consideradas como reflejo de los sistemas de valores imperantes en cada sociedad. Su estudio quedó desde entonces asociado al ámbito de los historiadores del arte que lo abordaron sobre todo desde la perspectiva formal e iconográfica. Los historiadores circunscribieron su actividad básicamente al análisis de textos y las imágenes fueron utilizadas a lo sumo como complemento o ilustración de los mismos.

Esta situación ha empezado a cambiar en los últimos años. Por una parte los historiadores del arte son cada vez más conscientes de la importancia de la contextualización para entender no solamente el marco en el que fueron producidas las imágenes que estudian sino también los canales de difusión y, algo cada vez más valorado, su apropiación por parte de los receptores. Paralelamente, una vez superado el viejo paradigma que relegaba la dimensión cultural de la experiencia humana a la simple condición de superestructura, los historiadores están experimentando un verdadero reencuentro con la imagen. Huizinga ha dejado de ser una voz clamando en el desierto y Burckhardt se nos muestra cada vez más lejano en su método pero más cercano en su su objetivo.

Las recientes propuestas de aproximación a las formas visuales planteadas por Roger Chartier, Cario Ginzburg, Simón Schama, Peter Burke, David Freedberg o Francis Haskell entre otros, están abriendo el camino a una nueva forma de trabajo que considera las imágenes como textos que hay que leer correctamente. Textos que contienen una gran riqueza de contenido expresado en un lenguaje extremadamente complejo que el historiador no siempre puede descifrar en solitario. De la misma forma que la compartimentación disciplinar supuso el abandono de las imágenes por parte de los historiadores, su recuperación está llamada a restituir un encuentro interdisciplinar. En el futuro, aquellos historiadores que deseen trascender el territorio de los textos escritos para adentrarse en la comprensión de los códigos visuales, deberán dialogar.