Imprimir
LUCHA POR EL PASADO

Tema 5

Oto Luthar

Slovene Academy of Sciencies and Arts

LUCHA POR EL PASADO

1941- 1991 - ESLOVENIA ENTRE LO REAL Y LO POSIBLE.

En el tema que presento deseo destacar uno de los fenmenos problemticos de la historiografa contempornea, a partir de 1989, que puede influir en el proceso de democratizacin de Eslovenia.

Se trata del fenmeno "negacionismo" o transcripcin revisionista de los hechos ocurridos durante el periodo de ocupacin entre 1941 y 1945. En las teoras contemporneas sobre la historiografa, el concepto de transcripcin de la historia posee un significado claramente definido. Con este designamos la retranscripcin permanente de la historia. Cada generacin de historiadores en su reflexin sobre las interpretaciones existentes aporta nuevos conocimientos, agudizando la imagen del pasado, pero muchas veces tambin consigue actualizar el aparato categorial historiogrfico. En este caso, con el concepto de transcripcin de la historia, llamo la atencin sobre los casos negativos de tal accin, como es la transcripcin revisionista del genocidio, del movimiento de resistencia y del colaboracionismo. Se trata de procesos y mtodos contra los cuales, por ejemplo, el Parlamento francs reaccion con una ley, mientras que en la opinin pblica eslovena no supera los enfrentamientos verbales en el Parlamento y las habituales demostraciones simblicas sobre la concepcin del mundo de cada una de las opciones polticas en particular. La diferencia se expresa tambin en el hecho que en Eslovenia esto sucede a un nivel semicientfico, en textos periodsticos de la prensa cotidiana y con escasas reflexiones que pueden calificarse de expertas.

En los dos casos la discusin es en torno a la II Guerra Mundial, en la cual, la temtica de los franceses es, sobre todo, la negacin del holocausto, mientras que en la polmica eslovena es en torno a la interrogante sobre el movimiento de resistencia: revolucin y colaboracin. Las causas del aumento del inters sobre estas cuestiones son distintas. En Francia y Alemania se encuentra relacionadas con la oscilacin del nimo xenfobo tradicional, en las circunstancias eslovenas estas se relacionan con las presentaciones nacionalistas donde nos encontramos con numerosos problemas tpicos de un sistema pequeo en transicin. Bajo este inaceptable y obsoleto concepto comprendo sobre todo, primero una mirada crtica al pasado nacional; segundo un desorden de valores y como tercero una lucha poltica sin reflexin y poder econmico. En esto me limitar al primero, es decir, a la mirada crtica al pasado nacional, dentro de lo cual me interesa la forma de argumentar de los as llamados "negacionistas", que entre otros se remiten tambin a las afirmaciones nietzsche-rianas informando que aquello que parece imposible, inverosmil y porque es inverosmil, no existe.

Cuatro aos atrs, algo similar constato tambin la presidenta del Parlamento alemn Rita Susmuth en la inauguracin del museo de Berln donde recordando la "Noche de Cristal" parafraseo el dilogo del orgullo y la memoria de Nietzsche. Dice as: "Esto lo hice", dice mi memoria. "Esto no lo he podido hacer" dice el orgullo... Despus de un tiempo mi memoria se rinde... Mientras sea el conservatismo poltico que por norma se sirva de esta argumentacin, es posible tolerarla, con la esperanza que sus actores nunca subirn al poder. Cuando esta argumentacin se instala en el debate profesional, hablamos de la deshistoria de la historiografa. Hablamos de situacines cuando de improviso los historiadores tienen problemas para demostrar la verdad de un acontecimiento. De repente son incapaces de rechazar la opinin que sostiene que algo no ha sucedido porque es imposible (inadmisible) o inimaginable. Sin importar si lo llamamos revisionismo o "negacionismo", el mtodo es el mismo. Se trata del conocido realismo "poltica de lo posible", que - como aconseja el filosofo francs J. Ranciere - es necesario tomar con seriedad porque no es una expresin de lo real, sino una expresin de lo posible. Este es el realismo que abre la caza a la entidad inexistente. Lo posible se iguala a lo nico posible, lo que es igual a lo esencial y, sobre todo, tiene problemas con lo real.

La respuesta a como funciona esta lgica en la discusin eslovena sobre el porque durante la II Guerra Mundial los colaboracionistas eslovenos se encontraron en la parte de los invasores, la delata una de las tpicas declaraciones de un excolaboracionista cuando sostiene que es imposible que la mitad de la nacin eslovena viviese en el equivoco. Lo problemtico de esta afirmacin no es el hecho que de pronto convierte a la mitad de los eslovenos en simpatizantes de los invasores, sino y como ya hemos dicho en la manera de argumentar la afirmacin. Manera o mtodo con el cual intenta convencer al adversario de que algo no sucedi, porque esto sencillamente no sera conciliable con la mentalidad local. Es decir la decisin de colaborar tendra una causa ms profunda. La encuentra en el comunismo que tambin sera el culpable de la guerra civil, pero olvidando una vez ms que fueron los "domobranci" (guardias nacionales), eslovenos los que en el centro de Liubliana juraron combatir junto a los alemanes, contra todos sus adversarios, es decir, tambin contra los aliados y no slo contra los comunistas representados por los partizanos lo que, segn ello, habra sido su nica y exclusiva intencin.