Imprimir
Tema.

Tema. 6

Antonio Campillo Univ. de Murcia

Cuatro tesis para una teoría de la historia

Enunciaré brevemente las cuatro tesis que me propongo desarrollar a lo largo de mi ponencia:

1. La vida de los seres humanos está condicionada por el mundo en que nacen y habitan, pero el mundo, a su vez, sólo es propiamente un mundo para los seres humanos, es decir, para nosotros que lo modelamos y transformamos con nuestras palabras y nuestras acciones. Se da, pues, una relación de mutua remisión entre lo mundano y lo humano, entre el lado "objetivo" y el lado "subjetivo" de nuestra experiencia del mundo. Por eso, toda definición de lo humano es a un tiempo descriptiva y normativa, porque la vida humana no está definida de una vez por todas, sino que es constitutivamente histórica: se rige por el principio ontológico de la variación espacio-temporal, que postula la diversificación inagotable y la mutación imprevisible de todo cuanto acontece.

2. La vida humana es eminentemente social, plural, intersubjetiva, formada por un complejo y cambiante entramado de relaciones, a un tiempo conflictivas y comunicativas. Hay tres relaciones sociales básicas (parentales, económicas y políticas) fuertemente institucionalizadas en todas las sociedades, que responden a otras tantas condiciones naturales de la vida humana (la reproducción sexual, la supervivencia y los conflictos violentos). Estas tres relaciones sociales son irreductibles e inseparables entre sí, así que ninguna de ellas posee la primacía absoluta en la configuración de la sociabilidad humana.

3. En todas las sociedades hasta ahora conocidas, encontramos estas tres relaciones sociales básicas, pero la articulación entre ellas ha sido muy diferente según los tiempos y los lugares, dando origen a un incontable número de variaciones. Yo propongo agrupar todas esas variaciones en tres grandes tipos históricos (la sociedad tribal, la estamental y la capitalista), teniendo en cuenta el papel que en cada uno de ellos han desempeñado el parentesco, la economía y la política. Con esta tipología, pretendo oponerme al paradigma evolucionista que ha dominado en las ciencias sociales durante los dos últimos siglos.

4. En esta segunda mitad del siglo XX, estamos asistiendo al fin de la moderna sociedad capitalista (tal y como hasta ahora la hemos conocido) y al nacimiento de un nuevo tipo histórico: la "sociedad global". Para discernir los rasgos de esta naciente sociedad, propongo analizar los cambios que están teniendo lugar en las relaciones parentales, económicas y políticas, así como las propuestas de los nuevos movimientos sociales (feminismo, ecologismo y pacifismo) que pretenden dar una orientación normativa a tales cambios.