Imprimir
La Historia a debate.

La Historia a debate. Apartado: La Historia en el siglo XXI- nuevos enfoques

HISTORlA Y METAFICCIÓN HlSTORIOGRÁFICA

Por Pedro A. Piedras Monroy

El próximo siglo continuará, sin duda, sometiendo a revisén las difusas relaciones que existen entre

la Historia y la narrativa. Para ello, habrá de contar con un concepto nuevo que se ha denominado como

Metaficción Historiográfica, Bajo tal denominación, encontramos obras como Hijos de la Medianoche de

Salman Rushdie, The Publíc Buming de Robert Coover o The Great Indian Novel de Shashi Tharoor, que

tienen que dejar de ser vistas tan sólo como "novelas' y que pueden ser interpretadas como algo que va más

allá.

En primer Iugar, en nuestra ponencia, habrá que delimitar bien el término. El hecho de hablar de una

Metaficción Historiográfica, nos llevará a tratar de nuestra concepción de ficción historiográfica y aun de lo

que podríamos denominar ficción histórica.

Hasta los primeros años del siglo XX, se había considerado que la realidad (las cosas que ocurrían)

podían no sólo conocerse sino también objetivarse en un lenguaje que se correspondería fielmente con dicha

realidad. Desde Ferdinand de Saussure hasta la actualidad, cada vez cobra más fuerza la opinión de que el

lenguaje no sirve como medio de objetivación de la realidad. Ese lenguaje está cargado de elementos

subjetivos e irracionales que imposibilitan cualquier correlación fidedigna con tal realidad. En un tiempo visto

como la herramienta para conocer y describir el mundo, ha acabado siendo considerado como un filtro, como

un obstáculo que se interpone entre nosotros y ese mundo que, por ello, re podemos conocer.

En general, tiende a dase por supuesto el hecho de que los referentes de la historia sean relaes;

mientras que no ocurre b mismo con los de la ficción. Sin embargo, para la postmodernidad, tanto la historia como

la ficción se refieren a otros textos: conocemos el pasado (que si que existe) sólo mediante sus restos

textualizados. La historia, hasta la actuatidad, ha aspirado a contar la verdad de lo ocurrido en el pasado, pero tal

aspiración se manifiesta hoy sumamente complicada puesto que la llave que posee no da acceso al pasado sino a

los textos del pasado sobre los que habrá de construir nuevos textos.

De este modo, cada vez se siente como algo más necesario eludir la escritura de la historia en su lógica

tradicional e inventar una nueva. La escritura de la historia que propone la Metaficción Historiográfica está

obsesionada por la narración porque es, precisamente, ésta la que traslada el conocer al decir. La Metaficción

Historiográfica es el campo en el que la teoría postmodema pone sobre el tapete las problemáticas relaciones

que existen entre la historia y la ficción y parece lógico que vaya tener una considerable importancia en las derivas

historiográficas del siglo XXI.