Imprimir
De la P a la M

Mesa L

Marcos J. Correa López

Universidad de Cádiz

De la Postmodernidad a la Modernidad, o de la función social de la Historia

Creemos que las implicaciones del debate entre Modernidad y Postmodernidad en el ámbito historiográfico pueden ser abordardas desde dos diferentes ópticas posibles, aunque por supuesto íntimamente relacionadas: desde el punto de vista puramente epistemológico, por un lado, o bien desde sus relaciones con la función que la labor del historiador cumple en la sociedad, adentrándonos entonces en el campo de lo político-moral. Nuestra intervención intentará acercarse a este segundo aspecto señalado.

La aparente alteración del orden histórico o cronológico de los dos conceptos o corrientes de referencia en el título de esta intervención se corresponde con una decisión intencional: partiendo de un claro alineamiento con las opciones ilustradas, incluso podríamos decir las más clásicas, pretendemos, sin embargo, averiguar en qué medida, hasta qué punto los planteamientos característicos de la Postmodernidad en su conjunto (admitiendo de entrada la idea de que tal generalización tiene realmente algún sentido) han podido influir en el pensamiento que se quiere entender, a un par de pasos del nuevo siglo, moderno.

Como decimos, tal interrogación nos interesa plantearla bajo la luz de un apecto concreto: en sus relaciones con la función social del historiador. Es decir, si continúa siendo apropiado referirse a lo que hemos denominado Modernidad como algo vigente, y si esto, empero, ha sido en alguna medida afectado y modificado por el pensamiento postmoderno, tal y como defenderemos, nos acucia preguntarnos por cómo, en estas circunstancias, cabe considerar el papel del historiador en nuestra sociedad, qué sentido tiene su labor de investigación. Naturalmente, estamos refiriéndonos entonces a la influencia, política y ético-moral, que su trabajo pueda tener en la sociedad. Y, en el fondo, el asunto nos podría llevar al principal mecanismo institucional por el que su trabajo accede, de forma primordial, al conjunto de sus conciudadanos: la educación formal.