Imprimir
HISTORIA A DEBATE

Mesa O

 

 

Cristina Segura Graiño

A.C. Al-Mudayna. Universidad Complutense de Madrid.

 

 

¿Por qué una Historia común? ¿Por qué ahora una Historia común cuando antes ha sido una Historia androcéntrica? ¿Por qué ahora las mujeres tenemos que ser condescendientes?

Hasta ahora, y el actual paradigma de la Historia lo fomentaba, la Historia que se hacía era una Historia sin mujeres. Aparecían, cuando no quedaba otro remedio, mujeres excepcionales, o que por circunstancias habían tenido que ocupar puestos excepcionales. Se hablaba de ellas pero siempre se decía que eran mujeres excepcionales y, en la mayoría de los casos se señalaba que se había manifestado una inteligencia propia de un hombre sin perder su femineidad. En el caso de las mujeres malignas simplemente se señalaba que habían sido poseídas por el demonio.

Ahora, desde hace veinte años en España, estamos haciendo Historia de las mujeres y se nos acusa de hacer una Historia descontextualizada porque no tenemos en cuenta a los hombres. La otra Historia, la androcéntrica que no tiene en cuenta a las mujeres ¿No es descontextualizada? La utilización del sistema de géneros, era la formula que parecía contentar. El hacer Historia teniendo el género como referente supone el tener a las mujeres como objeto, pero hacer continuas referencias a los hombres, para manifestar las diferencias existentes entre la realidad social de unas y la de otros. Puede dar lugar a una Historia en negativo y una Historia condicionada a los hombres. La actuación de los hombres es el referente al que hay que acudir. ¿Por qué? Además, los hombres como protagonistas de la Historia, en buena medida son los responsables de tantas cosas que hemos denunciado y que no compartimos. ¿Hemos de hacer una Historia teniendo como referente a unos elementos con los que no siempre estamos de acuerdo y que, además, son los responsables de la subordinación de las mujeres?

La Historia de los hombres es la que se ha hecho, o por lo menos la de algunos hombres. La Historia de las mujeres es la que ahora estamos haciendo o debemos de hacer. Y, por supuesto que desde las mujeres, sin tener otra referencia que las propias mujeres y algunas categorías de análisis como puede ser la clase social. Creo que todavía no es tiempo de una Historia en común. A las mujeres nos queda mucha tarea. A lo mejor en un futuro está Historia en común es posible. Debe cambiar mucho la mentalidad dominante, tanto social como científica para que esto sea posible.