Imprimir
MUJERES E HISTORIA : INNOVACIONES Y CONFRONTACIONES

Mesa O

 

 

Morant Deusa

Univ. de Valencia

 

MUJERES E HISTORIA : INNOVACIONES Y CONFRONTACIONES.

La caracteristica de la historia de las mujeres es su diversidad de planteamientos , los modos diferentes con que se escribe esta historia. Explicar todo ello nos remite a los debates por los que se construye este modo de hacer historia . Uno es el debate interno del feminismo sobre qué hacer y cómo producir la historia de las mujeres , otro, el debate paralelo sobre la escritura de la Historia , en el que la historiografía feminista se adentra significativamente . En este sentido debemos significar que lo que comenzó siendo un modo " particular " de hacer Historia, es hoy un proyecto menos "particular" , en la medida en que es un modo de trabajar la historia ampliamente conectado con los desarrollos historiográficos de los últimos

veinte años. La historia de las mujeres, construida en paralelo, ha compartido con estos los problemas teóricos y metodológicos, así como las crisis recurrentes que han afectado profundamente al modo de escribir la Historia hoy. Desde la historia de las mujeres no siempre se han querido reconocer los préstamos y las alianzas(lo cual se comprende si se piensa en cuán agrios han sido los debates mantenidos al respecto y cuántas distancias persisten aún con determinadas corrientes de la Historia). En

algunos casos las historiadoras feministas siguen haciendo reserva de los temas y se refieren sólo a mujeres como tema y privilegian las cuestiones "específicas" en la llamada historia de las mujeres, o del género. En su versión americana, esto afecta también a la teoría y se ha pretendido incluso que podría constituirse un saber propio desde la historiografía feminista. Un saber que ,habiendo roto con la "universalidad " pretendida por la ciencia , se constituiría , en consecuencia , como un modo de pensar propio, diferente y, a menudo, en contraste con lo que son hoy posiciones teóricas afirmadas en las ciencias sociales y en la historia . En todo caso , en alianza con las críticas radicales hechas a los presupuestos de la modernidad, desde un sector ruidoso e importante del mundo académico americano.

En Europa, los planteamientos son menos radicales, o quizás menos sencillos . El feminismo , aquí ,ciertamente se ha visto obligado a marcar muchas distancias con el modo de proceder de los historiadores y con las teorías afirmadas en las ciencias sociales que les son habituales .Pero, a este lado del Atlántico, los desacuerdos teóricos parecen menos fuertes y ,en consecuencia , la separación querida por las historiadoras no ha sido tan profunda; los puentes parecen haber estado siempre tendidos, al menos en lo que al debate intelectual se refiere. En Francia, por ejemplo, la historia de las mujeres ha compartido los modos de hacer propios de la historia social y de la historia cultural . Ha buscado la "integración" de los estudios, más que la separación .En relación ha ello se ha dicho que, en el país vecino , la "mixitée" entre los sexos es un hecho cultural que ha caracterizado historicamente las relaciones entre hombres y mujeres, y que esto posiblemente ha proporcionado la base para una ciencia más tendente a la integración y a la universalización de los conocimientos que a la desintegración de estos. En España, sin embargo, ha faltado una reflexión sobre estas cuestiones , mientras la tendencia que domina entre los historiadores es la del distanciamiento . De parte de las historiadoras feministas persiste la desconfianza inicial hacia la comunidad intelectual a la que pertenecen ; de parte de los historiadores hay un gran desconocimiento de lo que es hoy la historia de las mujeres . Lo que aquí tenemos es , en mi opinión, una situación de desconocimiento mutuo debida a la relación escasa entre unos y otros historiadores, lo que limita las posibilidades de desarrollo de la Historia de ambos. Hablar de "mujeres e historia" es , para mi , un modo de entrar en el debate de la Historia y un modo de reclamar una comunicación que estoy segura es necesaria para que la Historia ,y con ella la historia de las mujeres, cumpla la función social a la que aspira.