Imprimir
Mesa s

Mesa s

 

Dr. Sergio Guerra Vilaboy

Universidad de La Habana

 

La historiografía latinoamericana de fines del siglo XIX y principios del XX

 

 

 

A fines del siglo XIX y principios del XX surgió en América Latina una generación de historiadores, impactados por la filosofía de Comte y el evolucionismo spenceriano, que se dio a la tarea de intentar convertir la historia en una ciencia, en reacción a la forma subjetivista de historiar prevaleciente hasta entonces. En una coyuntura marcada por el contraste entre el atraso latinoamericano y el desarrollo industrial de Norteamérica y Europa occidental, la llamada historiografía positivista consideró a estas regiones como patrones de civilización y muchas de sus obras sirvieron para avalar regimenes dictatoriales como los de Porfirio Díaz en México o Juan Vicente Gómez en Venezuela, que creían necesarios para impulsar el progreso de sus respectivos países. En esas condiciones el positivismo, con su programa de desarrollo, enseñanza y orden, fue interpretado por muchos latinoamericanos como un modelo, democrático-burgués, racional y moderno, para los atrasados paises de este subcontinente. La filosofía de Augusto Comte --con su propuesta de "amor, orden y progreso"--, tuvo por tanto, junto al evolucionismo social de Herbert Spencer, una enorme repercusión en la América Latina y se convirtió en el paradigma dominante de toda una generación de pensadores e historiadores latinoamericanos, tema al que está dedicada esta ponencia.

Exponentes de ellos fueron personalidades intelectuales de envergadura como el "científico" mexicano Justo Sierra o los venezolanos Laureano Vallenilla Lanz, Pedro Manuel Arcaya y José Gil Fortoul. Al mismo tiempo, una rama de la historiografía positivista se enrumbó hacia posiciones antinorteamericanas y/o de reivindicación del legado hispano (Cesar Zúmeta, Carlos Pereyra, Rufino Blanco Fombona, Emilio Roig de Leuchsenring, Américo Lugo, Manuel Ugarte, Vicente Sáenz), mientras otra se dejaba arrastrar por las concepciones del pensador argentino Domingo Faustino Sarmiento, y muy en particular por la filosofía del Conde de Gobineau y Le Bon, para considerar que las taras de razas inferiores o las producidas por el mestizaje eran las responsables de la degeneración de este "Continente enfermo" (Carlos Octavio Bunge, Alcides Arguedas, Gabriel Rene Moreno, etc.).