Debates


¿Qué historia vamos a enseñar en el nuevo siglo?


Colega, Nair Abdala:
 
 Es muy importante que todas aquellas personas que escogieron el camino de la historia se preocupen por su formación. Precisamente en estos instantes realizo un doctorado en historia en la Universidad de Santiago de Compostela acerca de la historiografía y la didáctica de la historia, que desde mi visión son muy importante para el oficio del historiador.
 
 En tu caso, te llama la atención el programa de estudio  que tiene tu carrera en primer año, donde predominan las asignaturas del campo pedagógico, aunque puede ser que en los siguientes años se invierta con respecto a las materias propiamente de historia. Desde mi modesta experiencia, puedo decirte que cuándo la institución no ofrece todo lo que necesitamos para nuestra profesión, que muchas veces es así, tenemos que hacer como tú, explorar otros caminos, que pueden ser de forma autodidacta como en tu caso o a través de los postgrados, maestrías y doctorados, al finalizar la carrera.
 
 En la actualidad la tendencia es que al terminar la licenciatura en historia, los graduados, interesados en ser profesores, pasen una maestría en didáctica de la historia. Y los graduados en magisterio, opten por pasar cursos o maestrías en materias históricas. Para mí uno de los grandes problemas que existe en el oficio del historiador, es su formación profesional que repercute en la calidad de la enseñanza y aprendizaje de la historia, que se manifiesta en la desmotivación de nuestros estudiantes por nuestra materia, en los diversos niveles, que muchas veces sólo aprenden para aprobar y no para poner esos conocimientos en función de la vida cotidiana, aunque en muchas momentos los culpables son los propios profesores, que son un resultado de una formación profesional limitada.
 
 Por último, te exhorto a pesar de los obstáculos que encontrarás en el camino de historiador, traté de ser lo mejor como profesional.
 
Miguel David Herrera Lage
Universidad de Santiago de Compostela