Debates


¿Qué historia vamos a enseñar en el nuevo siglo?

 

 CONTRIBUCIÓN PARA HISTORIA A DEBATE ¿Qué historia enseñar en el nuevo siglo? Escriben las alumnas Álvarez, Lucrecia y Gómez, María de los Ángeles, de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, Argentina.

En primer lugar, reconocemos que la historia es dinámica, se construye por expertos (subjetividad del historiador), se experimenta por los sujetos individuales y colectivos, el objeto a trabajar se delimita desde el presente del historiador, es conflicto, no es totalizante, no es la verdad, articula diferentes tiempos (acontecimiento, coyuntura, estructura).

Estas premisas, se plasman, en las siguientes posturas o ideas acerca de qué historia enseñar 

 No Enseñar una Historia puramente Acontecimental de tipo Positivista,  cuya premisa básica, es la Objetividad de los Hechos pues, una historia,  reducida a hechos, conduce, a un aprendizaje memorístico, aprendido, para  ser acreditado en una evaluación o examen, pero que no sirve ni para  reflexionar sobre uno mismo y su relación con el mundo en el que vive, ni  para cuestionar y/o analizar las verdades impuestas, ni tampoco para  transformar su realidad y la de su entorno.

Además, porque una historia así concebida, se aleja, de la cosmovisión actual de "Ciencia" (sean naturales, exactas o sociales) la cual, acepta y permite, la construcción subjetiva del conocimiento, también la existencia de un conocimiento, que además está condicionado por la pertenencia del investigador a una comunidad científica y el lugar que ocupa en ella, con su lógica específica de aceptación, rechazo, negociación y conflicto. No Enseñar una Historia, que conciba al Conocimiento Histórico como Conocimiento Estático y Acabado pues, niega la permanente construcción y reconstrucción, que sobre acontecimientos, coyunturas y estructuras (elementos que permiten la comprensión global de los períodos históricos) realizan diversos historiadores, en distintos contextos temporo-espaciales. Construcción y reconstrucción, que brindan dinamismo, complejidad y riqueza al conocimiento histórico.

Enseñar una Historia, que apele a una Explicación Multicausal de los Fenómenos Históricos pues, en la Historia vivida, por sujetos individuales y colectivos, no interviene un solo factor o causa, sino por el contrario, múltiples causas, factores y circunstancias. Por tanto, la Historia que se Enseña, debe poder dar cuenta, de la complejidad de la historia, que experimentan los sujetos, en un tiempo y espacio determinado. Enseñar una Historia, que desde el Presente Mire al Pasado, para responder a los interrogantes del futuro es decir, apelando a un Pasado, que no está muerto, ni reducido a anticuarios, sino que es interrogado y resignificado, a la luz del presente, y de las preocupaciones actuales. En fin, un estudio del pasado, que sirve para comprender nuestro presente y orientar nuestra acciones en el futuro. Una Enseñanza de la Historia, que apele a la Indagación e Interrogación del Conocimiento de los Educandos indagación, que permite al profesor, aproximarse a, tener una idea acerca, de lo que sobre un determinado tema, saben, conocen, piensan y opinan los alumnos. Ejerciendo, sobre estos conocimientos, ideas o saberes previos, el análisis, la reflexión, la crítica a la fiabilidad de sus fuentes, en fin, la "duda epistemológica". Interrogación, que posibilita, a los alumnos explayarse, de manera oral y/o escrita, sobre los contenidos, que se están enseñando o aquellos otros, dados anteriormente, y al docente, reafirmar determinados contenidos, ideas, y revisar otros.

En conclusión, indagación e interrogación, que articulan y hacen posible, una relación dialógica y participativa entre Docentes, Alumnos y Conocimiento Histórico.

Enseñar una Historia, que sea Capaz de Integrar o Abarcar las Distintas Dimensiones existentes la económica, social, política, cultural, ideológica, etc. es decir, una Historia Social, que rechace, la división en sectores, anteriormente mencionados, como si fuesen compartimientos estancos. Y donde los actores sociales, son sujetos activos, individuales y colectivos, con capacidad para modificar su propia historia y partícipes de su construcción y transformación (y no simples objetos de una estructura social determinada). Enseñar una Historia, Enfocada desde la Solución de Problemas pues, posibilita, que el docente brinde a sus alumnos, herramientas, para la elaboración de sus propias estructuras cognitivas. Aquellas estructuras, formadas a partir de la construcción y formulación de conceptos, que van de lo más simples a los más complejos. Conceptos, que permiten acceder al objeto de estudio de la ciencia histórica sociedades ubicadas en una dimensión temporo-espacial, y que experimentan cambios, crisis y ruptura, pero también permanencia y continuidades.

Enseñar una Historia, que Articule Perfectamente lo Nacional y lo Global para no caer en una historia, sumamente reducida a lo local, que vea que los Estados Nacionales, no son una realidad única sino que forman un sistema o comunidad internacional de Estado Nacionales, que influyen en sus decisiones políticas, económicas, etc. Asimismo, ante el contexto mundial, los distintos Estados Nacionales, pueden responder o actuar de distintas maneras.

Gómez, María de los Ángeles y´Álvarez, Lucrecia
Facultad de Humanidades y Ciencias; Universidad Nacional del
Litoral, Santa Fe, República Argentina