Debates


¿Qué historia vamos a enseñar en el nuevo siglo?

 
¿Qué historia vamos a enseñar en el siglo XXI?

texto Coincido plenamente con la colega mexicana acerca de los problemas que existen en la enseñanza y aprendizaje de la historia en nuestro continente. Sin embargo, podemos afirmar que no sólo son de orden didáctico, sino también historiográficos, que se manifiestan en la propia epistemología que se utiliza. De ahí que los enfoques y la selección de los contenidos, tengan un marcado nacionalismo con el fin de fomentar uno de los valores que más esta presente en nuestra disciplina mediante sus objetivos y libros de texto en la enseñanza obligatoria, la identidad nacional, que en muchas ocasiones por razones ideológicas o nacionales impiden tener una visión global y plural sobre un acontecimiento histórico.

De igual manera, la época prehistórica, ha sido una de las etapas históricas que en carne propia ha sufrido esos males, con el añadido de una marginación académica y falta de rigor científico a través de los planes de estudio de nuestro continente. En primer lugar, en algunos países ni tan siquiera aparece como una unidad didáctica independiente en la enseñanza obligatoria y por otro lado, en algunas universidades latinoamericanas se limita a formar parte de la historia antigua. Una segunda dificultad que encontramos al respecto, es el "americacentrismo" presente en los planes de estudio, ya que nos centramos en los pueblos indígenas americanos (precolombinos para algunos) y se obvia que es una etapa de carácter universal, pero sin nombre y apellidos como en el resto de las otras etapas históricas. Y por último, cuándo se aborda se hace desde una óptica disciplinar y no multidisciplinar, pues, estamos hablando de uno los períodos históricos donde más incide la multidisciplinareidad. Sirva de ejemplo, en biología (Evolución Humana), en antropología (Hominización) y en historia (Prehistoria), donde se pone de manifiesto esas limitaciones, que solamente permiten ver una rama del árbol, al estilo de los últimos miembros del paradigma historiográfico de Annales.

Ahora, bien. Los problemas que he presentado de forma general y particular, lo podemos encontrar en otros países, regiones y períodos históricos, pero con sus propias particularidades. Por tanto, se necesita una solución global para las dicultades que tenemos a diario en nuestras aulas. Bienvenido el debate.

Miguel David Herrera Lage
Universidad de Santiago de Compostela