En relación a el artículo de Raquel G. Bouzas [debate Historia de España nº 29], actualmente me encuentro inmerso en un proyecto que precisamente parte de la premisa del aprendizaje por cuenta propia, este proyecto se esta impulsando en el área rural, por parte del CONAFE(Consejo Nacional de Fomento Educativo, México) Hasta el momento ha probado sus virtudes como medio para acceder al conocimiento cuando no existe la posibilidad de montar una escuela convencional, por el número de estudiantes, o por las dificultades que impone la dispersión de los mismos, al respecto algo que he empezado a notar, es que los estudiantes si bien parten por su interés éste no garantiza la profundización del conocimiento, por lo mismo y para el caso de la Historia como de cualquier otra área, si bien debemos promover la libertad, y deshacer el control gubernamental que se ejerce a través de los diferentes sistemas educativos, tenemos que ser consecuentes con la necesidad de la profundización del conocimiento que nos garantice la competitividad, por lo mismo, pienso que si es importante exigir el dominio, no sólo de ciertos contenidos, sino también de el manejo de una profundidad que garantice la capacidad de discusión y de propuesta que tanta falta hace actualmente, sobre todo en nuestra disciplina, creo que de la posición que pueda asumir la Historia como disciplina será capaz de orientar y de dar la capacidad de análisis a las diferentes ramas del conocimiento del mundo y de su futura evolución.

Víctor Hugo González