La misma sensación de ¿frustración? tenemos muchos docentes en España. Por quitarle hierro a las exigencias que tenemos en la práctica diaria, yo suelo mencionar esa canción folklórica gallega: "sé cantar y sé bailar y sé tocar el pandero...", y además sé dirigir reuniones, correr los 100 m. lisos, educar sexualmente, tolerar todo tipo de opiniones (incluso las que no toleran la mía), etc. Aunque encuentro sumamente interesante este foro -y me emociona encontrar suramericanos en él- me parece que la "profesión historiador" sigue siendo una cosa, y la "profesión docente" (aunque tu asignatura se llame pomposamente "Geografía, Historia, Ciencias Sociales y Humanidades" -se le pueden añadir más cosas). Es tristemente real.
 
Carmen Leal
 
IES "La Besana"
Dpt. CC. Sociales, Geografía e Historia