Debates


 ¿Que historia vamos a enseñar en el nuevo siglo?


La enseñanza de la Historia, entendida en la perspectiva del desarrollo de la autonomía moral e intelectual, necesariamente debe contemplar un componente normativo que responde a los fines y propósitos educativos y que se expresa en la filosofía, el sentido, en síntesis el para qué. Teniendo en claro lo anterior, el maestro de Historia tendrá los elementos de juicio para enfrentar la selección de contenidos que pondrá en discusión como materia de enseñanza. La selección de contenidos supone tener en cuenta intereses culturales y personales, así como momento del desarrollo intelectual por el cual pasa el estudiante. Las condiciones metodológicas conque el maestro diseña la enseñanza dependen de los anteriores aspectos. Aunque es innegable el poder que para la enseñanza de cualquier saber suponen los modernos recursos tecnológico, no escapa a ninguna consideración la innegable importancia que sigue teniendo la interacción dialógica entre el maestro, los alumnos y el conocimiento. Vale decir la argumentación, la lectura, la escritura siguen siendo fundamentales en cualquier propuesta académica que se respete y que busque la formación de mentalidades reflexivas. Tener en claro el papel del maestro, su dimensión intelectual y social, así como su carácter paradigmático, son consecuencia natural de esta propuesta de enseñanza.

Piedad Gil Restrepo
Universidad de Antioquia
Departamento de Historia
Medellín-Colombia