Debates


Historia de la Guerra Civil Española

 
La publicación del mensaje de "Francisco Prim" contra la democracia, el maquis y el Partido Comunista de España, ha provocado tanto felicitaciones como críticas a la coordinación de la lista. Agradecemos unas y otras, y contestamos a las segundas con el fin de perfilar mejor, cara al futuro, los límites del debate en Historia a Debate.

Pensamos sinceramente que el problema de fondo, en este caso, es el contenido de un mensaje que el autor sólo puede defender descalificando como "demócratas", "indocumentados", "estúpidos", a todos los españoles que celebramos la rehabilitación de los guerrilleros antifranquistas gracias a una histórica, aunque tardía y parcial,  decisión de todos los partidos democráticamente representados en la Congreso de Diputados.

¿Deberíamos haberlo censurado con el pretexto de los epítetos? Lo habríamos hecho si fueran dirigidos personalmente a algún miembro de la lista, sin duda. ¿Deberíamos haberlo censurado por tratarse de una opinión política más que historiográfica? En HaD sabemos que el historiador es sujeto/objeto y no nos rasgamos las togas porque los colegas se manifiesten políticamente, por lo demás inevitable en temas de historia inmediata (como la guerra civil española y sus secuelas, a pesar de las décadas transcurridas). ¿Deberíamos haberlo censurado por tratarse de una opinión franquista? Depende del contexto, si este señor -probable amigo de Tejero- nos hubiese enviando, en 1981, un correo de este tipo no lo  habríamos publicado, naturalmente, pero veinte años despues... ¡si el propio Aznar nombró para su actual gobierno 5 ministros que fueron militantes del PCE y de grupos afines en el tiempo de Franco!

Queremos suponer que "Francisco Prim" no es un seudónimo (como sabéis, no publicamos anónimos), dadas las ideas del autor sería un sarcasmo que eligiese el apellido del militar liberal y progresista (aunque tal vez en Puerto Rico y México, piensen distinto) de la revolución de 1868. Tampoco sabemos  si nuestro desconocido interlocutor sea un historiador profesional. Con todo, ¿no es interesante que esté representada de una u otra forma en este debate una historiografía franquista que existe aunque, por su marginalidad y frecuente falta de rigor, no suele expresarse académicamente?

Recordemos que el debate sobre la guerra civil en HaD se inició por un mensaje-manifiesto, más político que historiográfico, reinvidicando el punto de vista del POUM y la CNT sobre la guerra civil,  bastante agresivo contra "la historiografía oficial" y académica sobre, por lo demás apoyada en trabajos de investigación muy sólidos, aunque lamentablemente prácticamente ausente en este debate, a pesar de nuestros esfuerzos, en su momento, para animar a colegas muy significados a participar en él:  una vez más hemos  comprobado que el debate no es un uso académico.

Es por eso que el foro de Historia a Debate si no existiese habría que inventarlo, aunque sólo fuese para dar acogida a las posiciones minoritarias -o no académicas- sobre estas historia, sobre la historia.  Porque ¿puede existir auténtico debate sin auténtica pluralidad de posiciones?¿No son los mejores debates aquellos que permiten un contraste de pareceres, historiográficos o políticos,  más neto?

Argumentamos en la nota editorial, por otro lado, que decidimos publicar el exabrupto de "Francisco Prim" por su valor educativo. Nos ratificamos, gracias a ello se difunden críticas sobre la historiografía franquista de la guerra y la guerrilla que, de otro modo, no saldrían a  la luz. Algunos las considerarán innecesarias, pero muchos creemos todo lo contrario, por dos motivos.

1) Muchos jóvenes españoles, nacidos en la democracia, no tienen ni idea de los inmensos sacrificios  humanos que costó su defensa y reivindicación desde 1936 hasta 1977, pueden así visualizar los restos del discurso ideológico que fundamentó el asesinato de más de 200.000 republicanos, nacionalistas y gentes de izquierdas, durante la guerra del 36 y la primera posguerra.

2) Al calor de la caída del Muro de Berlín, el revisionismo posmoderno (o simplemente reaccionario)  de algunos colegas les condujo a emparentar fascismo y  comunismo, pues bien, el mensaje de marras, y lo que representa, nos puede enseñar algo que es muy peligroso olvidar: el anticomunismo ha sido la antesala del nazismo, del fascismo y del franquismo, especialmente en los países, como España, Italia o Francia, donde el Partido Comunista ha sido factor esencial en la lucha por la democracia en el siglo XX. Sin que ello quiera decir que no sea preciso el debate en marcha sobre la influencia del estalinismo o la violencia antifascista en la España republicana, incluso diría que la eficacia de lo primero depende del desarrollo de lo segundo...

En resumen, mantenemos la utilidad de haber publicado el mensaje antidemocrático y anticomunista,  contra la rehabilitación de la resistencia española de los años 40 y 50, de  ,   sin por ello caer en el estado de gracia de cualquier verdad absoluta, ni en esto ni en nada. Declaramos por lo tanto que el tema sigue abierto y que no descartamos habernos equivocado, especialmente el abajo firmante, para nada neutral, sobra decirlo.

Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
E-mail
Web personal http//www.cbarros.com