Debates


Historia de la Guerra Civil Española

 
Respuesta a Emilio Martínez [Mensaje nº 40]:
:
Me niego a meter en el mismo saco a los verdugos y a las víctimas. El militar, policía, funcionario, fascista o guardia civil que torturaba impunemente porque era servidor de una dictadura fascista era un verdugo; y las personas torturadas, encarceladas o asesinadas por ejercer los derechos democráticos más elementales eran víctimas. Que el fascismo impuesto en España por una victoria militar obtenida sobre el pueblo trabajador obtuviera no sé que consenso, según Emilio Martínez, no puede tener otro nombre que el asentimiento del terror. El franquismo obtuvo la unanimidad social y política propia del terror de una dictadura, ya que cualquier disidente era fusilado o encarcelado o tenía que exiliarse. ¿Acaso explica eso algún grado de aceptación de Franco y de su régimen?

Me parece indigno tener que explicar cosas como éstas, pero el e-mail de Emilio Martínez, auténtica apología del terror de Estado, no merece el desprecio del silencio. La Transición hizo tabla rasa de la memoria histórica e impidió juzgar siquiera los crímenes más horrendos del franquismo. Sólo así se entienden razonamientos como el de Emilio.

¿Acaso la tiranía de Stalin y su régimen de terror justifica la dictadura de Franco y su régimen de terror?: no. Que hubieron destacados estalinistas españoles que durante la guerra civil fueron a su vez torturadores o justificaron la persecución políica de sus oponentes políticos: por supuesto. Pero eso no justifica a ningún torturador, en todo caso nos descubre otras víctimas, además de las propias del fascismo.

¡Oprobio y vergüenza para todos los torturadores y asesinos, fuere cual fuere su coartada ideológica!
En contra de lo que dice Emilio, cualquier historiador sabe que no hay nada más manipulable que los hechos.

Sobre las barbaridades del maquis a que alude Emilio, sólo quiero hacer una reflexión: acabada la guerra civil, el maquis fue producto de una victoria militar incondicional, que no ofreció nunca ninguna salida pactada. El maquis fue en muchas ocasiones (no siempre) una cuestión de mera supervivencia, que hubiera desaparecido rápidamente dejando que los componentes del maquis se hubieran exiliado. 

Saludos de Agustín Guillamón. 
Balance.