Debates


Historia de la Guerra Civil Española

 
[Respuesta a  Francisco Prim]

OBSERVACIONES EN BORRADOR

Quizá ampliadas en unos días, pero depende del tiempo...

Apreciados amigos

Me ha sorprendido la aparición de este distinguido historiador que nos pega gratuitamente a todos, y evoqué los versos de un poeta argentino acerca de la costurerita que "dio el mal paso, y lo peor sin necesidad"...

No es que en mi país, la Argentina, no estemos acostumbrados a ese tipo de posiciones y peores, sino lo contrario. Españoles y argentinos tenemos muchas diferencias en las características psicológicas de cada pueblo pero un elemento en común ambos soportamos regímenes originados en la reacción irracionalista y antidemocrática y han quedado secuelas que desaparecerán pero tomará aún su tiempo. De modo que respecto al distinguido coparticipe solo diré que es cuestión de tiempo nomás. Hasta los dinosaurios se extinguieron, pero hay intentos de recrear parques jurásicos...

Parece que el distinguido profesional de la historieta ha decidido disminuir (¿el Holocausto no existió "ni en sueños"?) las cifras del genocidio nazi y las brutalidades de las dictaduras mussoliniana, franquista, salazarista y demás. Encomiable empeño, pero fracasado... El debate acerca de esas cuestiones se ha dado y si es preciso se dará... Pero señalo que el combatiente-cruzado me hace recordar (con todo respeto para don Alonso Quiinajo) al Ingenioso Hidalgo de la Mancha dedicado a cortar las aspas de los gigantes del imaginario...

(Hace unos años me tocó la sorprendente posibilidad de conversar con un mecánico de automóviles muy idóneo, alemán de origen, residente desde chico en los alrededores de Buenos Aires que, en su tono característico me dijo hablando sobre el Holocausto "Mentiga, todo mentiga... No fuegon seis millones. Fuegon apenas 300.000...")

Una señal del fin indudable de los restos alimentadores de los residuos irracionales de esas dictaduras y sus secuelas, será la limpieza del callejero, español y argentino. Sin duda, muchos de esos nombres son de personajes de la historia. También Tamerlán, Atila, Goering y Himmler, Torquemada, Dracul, Kissinger, Ante Pavelic, Jack el inglés, fueron personajes históricos. ¿Propondría el distinguido historiador don Francisco Prim Ortigosa el bautismo de calles, plazas y sitios (quizá también alguna escuela o jardín de infantes) con esos nombres o similares? Creo que el pudor se lo impediría, aunque no le impidió escribir lo que escribió, pero quizá lo estamos malinterpretando...

Es muy curioso, pero hace dos o tres días, en un debate que tengo en una lista de correo electrónico, escribí algunos comentarios ante los difundidores de ciertas cortinas de humo como recursos de un "terrorismo ideológico". Transcribo a riesgo de ser un poco extenso algunas partes.

Ya lo haré más extensamente, pero creo que puedo formularle hoy una observación a su envío sobre "Respuesta...", a saber

¿Es posible que a esta altura de los acontecimientos del mundo sigamos hablando del estalinismo como universal responsable de todo? Lo transformamos en el chivo expiatorio, en una especie de "cabeza de turco". Porque desde la caída del estalinismo en la ex Unión Soviética (y la caída posterior de la propia Unión Soviética) hasta hoy ha transcurrido la friolera de cuarenta años.

Humo

Si alguien quiere establecer una espesa cortina de humo sobre los hechos de la última mitad del s XX, puede recurrir al recurso encubridor del estalinismo. Si alguien quiere descalificar a un oponente político, puede recurrir al recurso oprobioso del stalinismo. Si alguien quiere insultar a quien sea, posee a mano para todo uso el grueso epíteto de estalinista. Si alguien ha quedado fijado estólidamente en el pasado, y no hay nada que lo haga restablecer contacto con las realidades del mundo, puede hablar del estalinismo y no de los hechos.

Recurso

Bonito recurso, pocas ideas. Resulta que parafraseando podemos decir "Un fantasma recorre el mundo el fantasma del estalinismo...". A mí me parece que el fantasma es el de la decadencia intelectual; el de la negación a analizar, a profundizar en las cuestiones; es la negativa o displicencia para la aplicación del método de análisis que caracteriza[ba] a los intelectuales socialistas; es no recordar que el objeto de análisis es el objeto específico y no un erzats con componentes de la nostalgia del pasado y el romanticismo reaccionario... subjetivista y postmodernizante.

Problema histórico

Si hacemos un esfuerzo, la cuestión que nos motiva pasa a ser un problema histórico en todo el sentido de enseñanza/experiencia de la historia, para lo cual le recomiendo la lectura al menos del prólogo de Orígenes y fundamentos del cristianismo, de Karl Kautsky, editado circa 1973 por la Editorial Quitmandú de Chile. Presumo que estará disponible allí. Si no fuera así, puede ser que lo tenga disponible en un disquette, pero no lo aseguro.

Interpretaciones y oposiciones

Sabe usted que la teoría marxista llegó a ser interpretada por varios dirigentes, que influyeron en uno u otro sentido. Y que dialécticamente, se oponían [contradecían] entre sí lo que decía Stalin lo refutaba Trotsky; lo que afirmaba Trotsky lo refutaba Stalin. Y se pasaron años refutándose, intercambiando posiciones. Al final, Stalin eliminó el problema mediante la desaparición física de su oponente; ahora, los trotskistas se dedican a eliminar a Stalin. Y en esa querella se pasan unos y otros los días y años de nuestra vida...

Por hoy, es suficiente. Seguire[mos]. Espero que entiendan que no se trata de una agresión de esas que nos tiene acostumbrado [...]. "Dios no permita semejante malentendido"... Me deprimiría durante unos 35-40 segundos, y después estallaría en una franca carcajada...»

No deseo cansar a los lectores, por lo cual no seguiré. Espero haber aportado aunque sea sólo una punta del hilo para que, tirando entre todos, podamos despejar la madeja.

Un muy cordial saludo de JJD.