Debates


Historia de la Guerra Civil Española

 
Enhorabuena al profesor Alberto Reig, por su útil, elogiable y muy oportuno estudio sobre el tema ya referido, y también felicito a Óscar Álvarez por la oportunidad de sus apreciaciones. Sin entrar en detalle por ahora, creo que no es precisamente baladí el debate que se debe establecer en torno a la dualidad investigación-divulgación. Por varias razones.

En primer lugar, por ética. O conseguimos encontrar un valor social a nuestro trabajo, o sólo seremos, nos guste o no, parásitos que vivimos, sobre todo los funcionarios, de la masa a la que "despreciamos". Y ese valor creo que se encuentra en la divulgación de nuestros descubrimientos, de nuestras opiniones. Adopte la forma que adopte.

En segundo término, porque es la única forma de librarnos de oportunistas estilo Pío Moa, Ricardo de la Cierva y muchos otros cuyos nombres podrían llenar páginas enteras, que utilizan a su favor la demanda comercial de una "historia fácil" por parte de una sociedad hambrienta por conocer sus orígenes y su historia. Y si además de oportunistas, la mitad son "fascistas", pues peor me lo pones.

O lo hacemos los historiadores, o acabaremos viendo cómo en tertulias de la tele se habla de la Inquisición, el origen de Cristóbal Colón, la Guerra Fría o cualquier cosa por los mismos intelectuales que han comentado, media hora antes, las operaciones de pecho de Yola Berrocal, las medidas de Dinio o el nuevo modelito de la Obregón. Si es que no está pasando ya.

Otra cosa es el coste académico de esta opción, en lo que coincido totalmente con lo que decía Óscar Álvarez. He visto alguna oposición de cátedra de Historia Moderna, por dar señas, en la que entre otras cosas se decía para desacreditar al candidato que había escrito algunos libros de divulgación.

Enrique Soria Mesa
Profesor Titular de Historia Moderna
Universidad de Córdoba