Debates


Colón



Señor Miguel Leal

Estoy con usted

Darle vueltas a una colonización producida en un momento en que no había conciencia de que todos los hombres y todas las culturas estaban basadas en criterios de depredación, es rizar el rizo. No viene a cuento. Es como discutir sobre la esclavitud en Grecia o en Roma.
Tanto en Imperio Inca como el Azteza se basaban en la depredación sitemnática de los puebles sometidos, a los que sacrificaban en sus altares a unos dioses terribles, desde nuetra perspectiva. No por eso debemos decir que eran unos incivilizados, como los españoles (mejor castellanos) del siglo XVI. Na había buenos ni malos. El mundo es de todos. Y si no, pensemos en las pateras que llegan todos los días a las costas españolas

El mismo proceso colonizador creó la simiente de la contestación y ahí tenemos a un encomendero como Bartolomé de las Casas que se convirtio en apolegeta de los indígenas. Las mismas leyes castellanas, algo insólito en el tiempo, era respetuosas co las poblaciones originarias, por lo menos en teoría.

La colonización anglosajona, con mejor fama, era mucho mas mortífera para los pueblos que colonizó y que aniquiló en masa.
Creo firmemente que las sociedades actuales iberoamericanas son mucho menos respetuosas con la realidad indígena que las autoridades coloniales. Fueron las nuevas repúblicas las que se apropiaron de la mayor parte de sus tierras y les marginaron de su sistema económico, polítioco y social, salvo excepciones, y hasta hoy.

¿Que pasa con Guatemala y el sistemático y continuado proceso de exterminio de los indígenas sin ley alguna que les proteja? Y este es sólo un ejemplo.

Yo creo que los monumentos que deberían derribar son los de los llamados libartadores y sus herderos posteriores que fueron en unha gran parte los causantes de la ruína de sus pueblos, sobre todo de los indígenas.

A mi entender en debate sobre colón y la llegada de los castellanos a América hai que afrontarlo desde la perspectiva histórica en la que la riqueza de unos se obtenía a base de sacarsela a los demás, medienate el monterarismo o mediante la explotación directa, Como hacían los aztecas, los incas, los castellanos o los ingleses

En todo caso la reflexión sobre los catastróficos efectos sobre la población autóctona, que fueron reales, debemos verlos como una consecuencia del modelo de colonización que de la propias expediciones de Colón y su marinos, que iban a descubrir rutas comerciales, no nuevos imperios. Y lo hicieron con mucho arrojo y valentía, adentrándose por mares y tierras tan hostiles para ellos como ellos lo eran para los puebles descubiertos.

El encuentro de culturas distintas, a la larga simpre es positivo. Claro que en el intercambio, el mas débil simpre pierde.

Ese encuentro, desde nuevas perspectivas es lo que debemos sinó celebar, al menso recordar.

J. Francisco Correa Arias
Doctorando en la Universidad de Santiago
Porfesor de secundaria, en A Coruña. España