Debates


Colonización y perdón de España

 
AMIGOS DE HaD:

 
Interesante la aclaración del compañero Julio Valdivia Carrasco, de la Universidad de Lambayeque, Perú. Y además, prometedora, ya que debe haber más elementos de crítica histórica y de conocimientos fácticos en su arsenal.
Digo interesante porque seguramente ellos, desde Perú, están en mejores condiciones que cualquiera de nosotros para saber acerca del Tawantisuyu, más allá de las interpretaciones posibles, en especial aquellas que, a los postres, resultan ser "la Historia" cuando se consagran oficialmente.
Durante los años 60 al 70 y al calor de las oleadas de revolución y cambios en América Latina no faltaron los académicos, estudiosos, políticos, periodistas que, al indagar nuestro pasado continental, decían rescatar una especie de "socialismo incaico", esatizante, centralizado, como fuerte antecedente de las posibilidades de reformas políticas y económicas contemporáneas, algunas de ellas bajo conducciones militares nacionalistas.
Y no faltan ahora quienes pretenden hacernos ver en la historia continental anterior a la llegada de los europeos una especie de edén, un paraíso de hombres y mujeres en armonía con la naturaleza, que resguardaban el ambiente, no depredaban recursos y (hasta esto se suele decir...) no sufrían injusticias o enfermedades, y todo lo malo, claro está, llegó con la conquista europea.
Entre aquél romanticismo optimista de interretación setentista y este otro mundo ideal de civilizaciones que no sufrían hasta 1492 existen otras investigaciones e interpretaciones que, sin ser objetivas (la objetividad no existe...) al menos pueden ser más serias. Y lo digo en el sentido de apelar al pensamiento crítico, debuscar fuentes no sólo históricas, de tomar complementos laborales con indagaciones antropológicas y sociológicas, y sobre todo, tratar de entender procesos históricos dentro de procesos más amplios, de mayor duración y alcances geográficos.
Seguramente, cuando Julio habla del látigo de la burocracia sobre los esclavos mitayos para poder sustentarse en el poder y en la vida él también contribuye a derribar mitos, lo que de ningún modo implique decir o suponer que estas desgracias pre-capitalistas se solucionaron con la lenta, contradictoria y sangrienta construcción del capitalismo de la mano de Europa en América Indígena o AbyaYala. En muchos casos sólo se cambió de amo.
Por eso coincido con los compañeros mexicanos que rescatan la maltratada figura de Malinche o Marina o Malitzin... Quizás ella sólo equivocó el aliado transitorio.

 
Jorge Oriola
(historiador)
Universidad nacional de la Patagonia "San Juan Bosco"
Sede Esquel
Argentina