Debates


Colonización y perdón de España

 

Con verdadero dolor he leído la carta de Roberto López Sánchez en respuesta a la de Sergio Palma, que tampoco es muy afortunada. El dolor me lo ha producido el hecho de que e el siglo XXI sigan sin superarse una serie de tópicos que la historiografía ha puesto en su sitio desde hace muchos años, y que tienen como consecuencia avivar división entre los seres humanos y entre los historiadores. Por ello, el dolor aumenta cuando observo que se utiliza el pasado como arma arrojadiza, peligro sobre el que nos alertaba el maestro Lucien Febrer y que puso de manifiesto Edgar Faure.

Lo peor de todo es el victimismo. ¿Acaso en Europa no hubo sufrimiento? Está tratando la carta, con gran imprecisión pues usa mal la terminología, de identificarse con unas personas que sufrieron, sin darse cuenta de que, muy probablemente, fueran los criollos y los mestizos e indígenas cómplices los responsables directos de ese sufrimiento y no tanto los europeos que se quedaron en el viejo continente.

Y ahora, la contabilidad. ¿Cuánto valen las catedrales y otras iglesias que se construyeron y se han quedado en América? ¿Cuánto valen los salarios de los miles de profesores que enseñaron en las Universidades americanas y que pagó la Monarquía hispánica? No podemos tratar así el pasado. ¿Puede Galicia reclamar de Roma el oro que se llevaron del río Sil? ¿Puede Roma pasar factura por el Acueducto de Segovia? Absurdo. Pues en ese absurdo está instalada la lamentable carta que hemos podido leer.

Y hablando de leer, lo criticable de la carta es en los términos que está escrita, desenfocando totalmente las preguntas que se le pueden hacer al pasado. La ventaja del mal que padecen Roberto López Sánchez es que se cura leyendo, incluso bibliografía que él mismo descalifica como de la "burguesía venezolana". Y hablando de categorías sociales: ¿acaso un profesor de Universidad del Zulia (Maracaibo) no forma parte de la burguesía venezolana aunque sea de la pequeña o media burguesía?

Otra pregunta que no pretende ser capciosa ¿recuerda cuándo se endeudó Venezuela con el exterior? Desde luego no fue durante la Colonia, el fenómeno es mucho más reciente y a ello no es ajena la "clase política" venezolana, que allí sí es una "clase".

Y con respecto a la observación final, de que "nunca se dé una invasión al revés", cabe decir que afortunadamente ya se está dando bajo la forma de inmigración. Y precisamente el que muchos latinoamericanos elijan España como destino es porque, felizmente, no comparten la visión negativa de lo español y de lo europeo que rezuma la carta mencionada, y no la comparten porque es fundamentalmente FALSA.

Federico Martínez Roda.
Universidad Cardenal Herrera-CEU
Valencia (España)