Debates


Colonización y perdón de España

 
El problema de ver los hechos del pasado con la óptica del presente es que siempre se termina enarbolando banderas que ya nada representan y construyendo entelquias como "el perdón" que una nación tiene que pedir a otra.

Todo es cosa de encontrar el justo medio de las cosas para poder aportar opiniones objetivas.

Me parece que nadie debería poner en duda que la conquista de los distintos pueblos que vivían en lo que hoy se conoce como América implicó muchos actos que incluso entonces se consideraron salvajes y adecuadamente denunciados por personalidades como Bartolomé de las Casas y Gerónimo de Mendieta y creo que cualquiera puede estar de acuerdo en que es una pena que esas personas hayan tenido que padecer esos sufrimientos. Ahora bien, tampoco puede ponerse en duda que hubo gente, como los citados de las Casad y Mendieta, que se preocupó por esa gente y procuró hacer su vida más llevadera, y que hubo españoles que trataron a los nativos amable y humanamente, y les procuraron alivios a sus carencias, es decir, hubo de todo, como lo hay siempre. Es verdad que los españoles trajeron cosas malas, como la viruela, pero también lo es que las trajeron buenas, como las vacas, los cerdos, etc. Es verdad que los españoles fueron bastante violentos, pero la batalla que concluyó con la Noche Triste no habrá sido miel sobre hojuelas, también los nativos habrán derramado bastante sangre española y se habrán ensañado lo suyo.

Aceptar que es necesario que España le pida perdón a América Latina es tanto como aceptar el absurdo histórico de que todos los pueblos tuvieran que empezar a pedirse perdón unos a otros: los italianos a los franceses, españoles, griegos, portugueses, etc. porque los primeros serían herederos de las "culpas" de Roma y los segundos de los padecimientos de los galos, godos, visigodos, cántabros, astures, atenienses, lusitanos, etc; los árabes (tendrían que ser todos los países árabes porque la geografía política se ha transformado tanto que tendrían que asumir responsabilidad colectiva) a los españoles, a los húngaros, a los rumanos, a los judíos, etc. y, de paso, los rumanos a los árabes porque me imagino que los rumanos de hoy son responsables de los empalamientos de turcos que haya hecho Vlad Tepes; pero también los asturianos tendrían que pedirle perdón a los gallegos porque seguramente en el año 78 a.C., por poner un ejemplo, hubo una batalla en la que los astures o los albienses o los vadinienses destazaron muchos galaicos; es más, en México tendríamos que hacer un reacomodo racial para definir quiénes tienen ascedencia azteca, quiénes chichimeca, quiénes tlaxcalteca, para que los que sean de ascendencia mayoritariamente azteca (también va a ser complicado definir los grados de pureza racial, aunque siempre se puede recurrir a las leyes de la época hitleriana que claramente establecían quién era alemán puro, quién tenía 1/4 de sangre judía, quién 1/2 y así sucesivamente) le pida perdón a los demás por todos los años de dominación, y luego los tlaxcaltecas le pidan perdón a los aztecas y a todos los demás por haber apoyado una invasión extranjera, y los chichimecas pidan perdón por años de existencia nómada llena de salvajismo y correrías, en fin... es ridículo.

Lo verdaderamente importante es conocer la historia, los hechos, narrarlos, interpretarlos, saber entender la perspectiva con la que cada uno de los actores actuó y de ahí APRENDER para el futuro, el pasado no se puede remediar, pero el futuro sí se puede construir de mejor manera, se puede decir: "Bueno, se hizo esto, no nos gusta que se haya hecho, procuremos que no se repita", "Bueno, se hizo esto, ya pasó, ya fue, hoy vivimos en una realidad que surge de esos hechos ¿Qué podemos hacer con esta realidad? ¿Qué podemos construir?" Me parece que esa es una visión mucho más constructiva de los hechos que la que simplemente se dedica a lamentarse y atribuir culpas.

Por cierto, reconozco que no he leído todas las opiniones vertidas en este debate, pero sí la mayoría, y hay dos a las que concretamente quisiera responder:

1) Sr. Blanco: Me parece que su postura es reduccionista, mal fundamentada y probablemente es producto de un simple rencor histórico, mal que padecemos en América Latina y que, como un lastre, nos impide avanzar. Además, soy de la opinión de que el nivel intelectual del foro permite formas de expresión menos prosaicas que las que Ud. emplea, lo cortés no quita lo valiente. Y ya que hace Ud. mención de la legítima defensa ¿Por qué los nativos hicieron tan poco por valerse de ella? ¿Por qué, hasta la fecha, aquellos que asumen las posturas indigenistas en América Latina siguen sin hacer uso de ella y prefieren dedicarse a causar lástimas y a esperar que todo se les regale como compensación a sus años de sufrimiento? Y que no se diga que es porque los siglos de miseria y sus condiciones sociales y económicas los han incapacitado para actuar por sí mismos y salir adelante porque los ejemplos de Benito Juárez y Porfirio Díaz, entre muchos otros, claramente nos demuestran que los indios que han tenido empeño y voluntad de salir adelante, lo han hecho pese a la adversidad.

2) Sr. Javier Arriaga Sevilla: Claro que Ud. no entiende el victimismo de los latinoamericanos. En primer término creo que hay que aclarar que la idea de que España pida perdón no nació de los latinoamericanos, así que seamos más cuidadosos con lo que decimos. En segundo, la comparación con los Estados Unidos no podría ser peor. Usemos, por un momento, el lenguaje de "victimas" y "victimarios", sólo para efectos de esta explicación. En Estados Unidos no quedan "víctimas" de la conquista inglesa, todas fueron exterminadas o encerradas en reservas donde se han ido consumiendo poco a poco (además hay que mencionar que sí hay grupos de nativos que defienden posturas "victimaristas"´, aunque sean minoritarios. Lo que sí hay en Estados Unidos es descendientes de las víctimas de la esclavitud y la separación racial contra los negros y muchos de ellos sí tienen esa postura "victimarista" que Ud. menciona, sólo que su actuar respecto de esa postura es diferente del de los Latinoamericanos. Ergo, en Estados Unidos sólo hay "victimarios" de la conquista inglesa y un conglomerado de razas que se han ido fundiendo, que fueron ajenas al proceso de conquista de ese territorio y que, por lo tanto, no tienen herencia histórica de ese hecho en particular. En América Latina, en cambio, habemos descendientes de las "víctimas" y de los "victimarios" y lo común es que la situación económica y social de los que vivimos en este continente, o al menos en México, por razones que no vienen a cuento, esté directamente relacionada con el porcentaje de sangre que tenemos de unos o de otros, lo cual facilita esa postura "victimarista" a que Ud. se refiere. La psicología del latinoamericano, y en concreto la del mexicano, que es de la que puedo hablar con conocimiento de causa, es muy compleja, por lo que sería recomendable que se informe para que pueda entender el victimarismo, le recomiendo "El Perfil del Hombre y la Cultura en México", de Samuel Ramos, y "EL Laberinto de la Soledad", de Octavio Paz.

Saludos,

María del Carmen Ordóñez
Ordóñez y Asociados, S.C.
México