Debates


Colonización y perdón de España

 
Estimado biologo don Omar Kayam Villalpando:

Para terminar el debate perruno, sólo citaré a don Alonso Quijano, que usted debe conocer, cuando dijo:"Ladran Sancho, luego cabalgamos.

Veo en su último escrito que se siente ofendido, cuando que quien debiera estarlo sería yo, ya que usted fue el primero en atacar.

Lamentablemente, no ha probado ninguna de sus afirmaciones. Nunca ha citado a ningún autor, eso va contra el principio jurídico, que también es aplicable a la historia, que el que afirma está obligado a probar.

En sus escritos se nota un odio hacia lo español, que le impide un sano raciocinio ¿Que hace entonces escribiendo en un foro de orígen español: Gallego, para más señas?

Supongo, según su dicho, dado el tema del debate, que usted, ante la imposibilidad de discutir el fondo, lo ha llevado a otra forma, que todos los habitantes del planeta tendrían que estar arrodillados pidiendo perdón por lo que otros, en otros tiempos hicieron (Perdón por lo de arrodillados, pues supongo que le moleste la figura, al no aceptar que la mayor parte de los mexicanos sean católicos).

El debate se circunscribe a que si los españoles actuales deben pedir perdón por sus conquistas. Mi respuesta fue: No, y expuse argumentos lógicos, que usted tomo como un ataque y se levantó defendieniendo a quienes no habían pedido ser defendidos.

Es el problema ancestral de muchos mexicanos que no aceptan su identidad. No le diré más para no molestar sus suceptibilidades. Le recomiendo leer, si no lo ha hecho, y si lo hizo, le recomiendo reelerlo para una mejor comprensión, El Laberinto de la Soledad, donde Octavio Paz, hace un muy buen análisis del problema de la falta de identidad de los mexicanos.

Que los italianos (¿descendientes de los romanos?) pidan perdon por lo que Publio Cornelio Escipión hizo con Numancia.

Que los ingleses pidan perdón por la muerte de Tomás Moro.

Que los bereberes y moros pidan perdón a España por haberla invadido.

Que los calvinistas pidan perdón por matar a Miguel Servet.

Que los alemanes pidan perdon a los judíos por las matanzas ordenadas por Hiter.

Pero eso sí, no perdonemos a Hernán Cortés, pues trajo muchas cosas malas, como el idioma que hablamos, una nefasta religión, unas vacas que se comen los prados, los caballos que ensucian, la viruela que mató a Cuitláhuac, portador de todo lo malo que hechó a perder el Paraíso Terrenal azteca. Sáquemos sus restos de la iglesia de Jesús Nazareno y quemémoslos con leña verde y restablezcamos el culto a Huitchilopoztli, rehagamos las piramides y saquemosles los corazones a los mexicanos, para luego tirarlos por las escalinatas y repartirlos para comerlos (los mexicas si eran caníbales), volvámos a las guerras floridas, hagámos renacer al sexto sol.

¿Para que estudiar historia? Lo que hay que hacer es mantener vivo el odio y para eso, mientras menos se razone: mejor.

Si entendemos por debate, la controversia sobre una cosa, entre dos o más personas, lo invito al foro del debate, con afirmaciones fundadas y probadas, y que los demás participantes del foro sean el jurado. Desde luego, con la venia del director del foro.

Si quiere que debatamos sobre la conquista de México, o cualquier otro tema de la historia de nuestro país, con la debida fundamentación, motivación y congruencia, quedo a sus ordenes.

Juan Antonio Ordóñez González.
Licenciado en Derecho y Maestro de Historia de México. 
Ordóñez y Asociados, S.C.