Debates


Fines de la historia

 
SALUDOS COLEGAS DE HISTORIA A DEBATE, EL PRESIDENTE DE VENEZULA ASUMIO POR PRIMERA VEZ, DESPUES DE SEIS AÑO DE GOBIERNO Y CRITICAS CONSTANTES AL  CAPITALISMO, QUE EL SOCIALISMO ERA LA  UNICA VIA, PERO UN SOCIALISMO  PERTINENTE A LAS NUEVAS REALIDADES , EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI.
 
POR ESTO PROPONGO UN DEBATE SOBRE LAS CONDICIONES ECONOMICAS SOCIO-POLITICAS DE ESTA NUEVA SOCIEDAD.
 
SALUDOS,
 
Pedro Rodríguez Rojas

++++

SOCIALISMO SIGLO XXI

 
Sobre "la muerte del socialismo" es mucho lo que se ha dicho, pero desde nuestra percepción y basándonos en los principios teóricos y filosóficos expuestos por los fundadores del socialismo (Marx, Engels y luego Lenin) lo ocurrido en las sociedades de Europa del Este está muy alejado de estos principios socialistas: Capitalismo de Estado y dictadura burocrática es la contradicción del socialismo. El socialismo, así como otras corrientes menos radicales, surge en el siglo XVIII para enfrentar las deformaciones del capitalismo, deformaciones aún existentes aunque algunas de ellas distintas y de otra índole. La expansión y apoyo al socialismo fue y es una identificación de sentimientos de repudio al capitalismo.

Desde nuestra perspectiva, es inherente a los hombres la  necesidad de sustituir lo que consideren injusto, así sucedió con el fin  del esclavismo luego con el feudalismo, donde la mayoría sin tener  claramente definido hacia donde se dirigía defendieron los preceptos de  igualdad y de libertad. Sea cual sea el nombre que queramos darle, esta  pretensión de cambio social es de carácter universal. Estemos de acuerdo  o no hay manifestaciones concretas, naciones en África, Asia y América  Latina que asumen el socialismo como sistema, igualmente en otros países  existen partidos políticos o movimientos guerrilleros que luchan contra  el capitalismo y lo más importante: ¿es que no son un "caldo de cultivo" las cada vez crecientes  mayorías marginadas de los beneficios del sistema capitalista en estas regiones? ¿No hemos visto manifestaciones de repudio en la propia Europa del Este a esta reciente inserción al mundo  capitalista? ¿No se han producido intentos de golpe de Estado que  restablezcan el viejo régimen, manifestaciones callejeras y creciente  participación de los llamados excomunistas en los parlamentos?  Imaginémonos por un momento lo que significa para Rusia, que no es  potencia solo a partir de la revolución de 1.917 sino desde hace tres  siglos, que después de haber disputado el poderío mundial  convertirse  ahora en sumisa de sus otrora rivales.

Al reconocer algunos errores del capitalismo, los defensores del  liberalismo señalan que estos se habían producido precisamente por no  haber cumplido a plenitud los preceptos liberales plasmados desde el  siglo XVIII y que han sido los nacionalismos y las economías cerradas las  que han dado pie a las deformaciones y vicios del capitalismo. ¿Pero cuál  es el capitalismo victorioso?. El de los Estados Unidos, el país más  endeudado del mundo, donde existe un 20% de población (Treinta y cinco  millones de personas) en estado de pobreza y donde se segregan a los  negros y los inmigrantes de los países subdesarrollados?.  El que  interviene y viola la soberanía de otros países a su antojo. El mayor  vendedor de armas del mundo?. Un paìs con caìda violenta de la  productividad y con una capacidad de ahorro cuatro veces inferior a  Japòn, y tres veces con respecto a Europa Occidental.  O hablamos de  Europa, que a pesar de, los esfuerzos ponen seria resistencia a los  procesos de integración, fundamentalmente Inglaterra; madre del  liberalismo econòmico. Què decir de los índices de inflaciòn y desempleo  en estos paìses. Y los casos de corrupciòn, mafias organizadas, el  terrorismo y los que es peor, los grados de xenofobia a que ha llegado y  que parecieran revivir  al nazifacismo? ¿Son el Japón y los Dragones  Asiàticos las excepciones?. Demostrado estàn los males que tambièn  acarrean las economìas superhabitarias, pero sobre todo ¿son conocidas  las inhumanas condiciones de vida en ciudades como Tokio? ¿Las  consecuencias de un estilo de vida mecanizado? ¿Por què es tan frecuente  el suicidio juvenil en el Japón? ¿Y los regímenes de fuerza en los países  del sur-este asiático? Estas naciones sufren graves problemas de  contaminación, drogas, delincuencia, violación de los derechos humanos,  racismo, corrupción y terrorismo en grados muy superiores a los paìses  subdesarrollados. ¿Son estos regìmenes polìticos cada vez más  autoritarios, cada vez màs conformados por oligarcas de las finanzas y  representantes del nacionalismo xenofòbico, los modelos de democracia  liberal a seguir? ¿Puede alguna de estas naciones erigirse como modelo  para los paìses subdesarrollados? ¿Y què decir de los enfrentamientos  cada vez màs violentos que en el ámbito comercial se ha suscitado entre  los grandes paìses capitalistas y que amenazan en un futuro, quizàs no  tan lejano, con choques militares?.

¿Por què seguir haciendo ènfasis en alcanzar niveles en los  indices macroeconòmicos que han demostrado que para nada benefician a las  grandes mayorìas y por el contrario favorecen a los tradicionales  sectores privilegiados y a sus socios transnacionales?. ¿Por què no  llevar el ènfasis a polìticas  que integren lo econòmico y lo social, en  polìticas que busquen el bienestar social?. No a travès del populismo  (mayor grado de dependencia, degradaciòn y parasitismo de una sociedad)  sino a travès de la conformaciòn de polìticas que en tèrminos  individuales y societales formen a hombres con capacidad de producciòn  (cooperativismo, microempresas, entre otros). Para ello es lògicamente  necesaria la transformaciòn de los sitemas educativos y, lo que es màs  difìcil, de patrones culturales que valoricen el trabajo manual y  artesanal, el trabajo agrìcola y comunitario sin que esto signifique  desdeñar la identidad cultural, por el contrario nutrirse de ella para  rescatar la producciòn autòctona y las modalidades de trabajo  tradicionales. En tèrminos políticos, incentivar una verdadera democràcia  de mayor participaciòn ciudadana, que disminuya el poder de las  burocràcias estatales y de los partidos polìticos. En lo econòmico es  necesario implantar medidas que equilibren la distribuciòn de la riqueza,  que vayan desde polìticas tributarias que pechen a los que màs tienen,  hasta polìticas de caràcter antimonopòlicas, que de ser necesarias  lleguen hasta la expropiaciòn de bienes econòmicos. Mientras esto ocurre, la crisis del "socialismo real" ha dislocado a los tradicionales partidos de izquierda, sobre todo de aquellos que fueron màs seguidores de las decisiones de Moscù que de los pensadores socialistas (Marx, Engels, Lenin). Sumado a la gran heterogeneidad de estas corrientes polìticas izquierdistas tenemos ahora la dispersiòn de excomunistas y exsocialistas en actividades diversas, como la lucha ambientalista, pro-derechos humanos, entre otras, en donde a pesar de seguir manteniendo su misma posiciòn adversa al capitalismo evitan seguirse llamando socialistas o comunistas y utilizar las categorìas de anàlisis del materialismo històrico

Por esta razón  los científicos sociales, los filósofos, los intelectuales , están obligados hoy mas que nunca a dar respuesta a la crisis del pensamiento, romper con la pereza intelectual, la banalidad del discurso frío, seguir creyendo que es la realidad la equivocada y que las viejas teorías y premisas filosóficas siguen siendo eternamente validas. La difícil situación de pobreza material  e intelectual, las desigualdades del mundo, los problemas del hombre (drogadicción, soledad, angustia, temores, espiritualidad, libertad,, entre muchos otros) que ahogan al mundo contemporáneo requieren de una nueva generación de pensadores.   No se trata de mandar al olvido a Kant, Hegel,  Marx, Niestche, Popper , Habermas, entre tantos otros, por el contrario; lo pertinente es releer a éstos y descubrir en ellos los que nos puede ser útil para dar respuestas a las interrogantes de hoy , a las necesidades y demandas de la sociedad donde vivimos, a la que pertenecemos y nos debemos. Pero así  mismo ya no es suficiente para los nuevos filósofos , pensadores sociales, pretender buscar todas las respuestas en las hojas amarillentas  de  los clásicos, ni al contrario, en las coloridas  paginas web de Internet, se trata del hermoso reto mancomunado de pensar y repensar al mundo contemporáneo, hay que parir una nueva filosofía.


 
PEDRO RODRIGUEZ ROJAS
Universidad Simon Rodriguez
Barquisimeto
VENEZUELA