Debates


HaD con EE.UU


[Nota El debate sobre la minoria hispana en los EE UU continúa en la lista de Historia Inmediata]

He tenido problemas tratando de postera este mensaje en el foro sobre Ataque a EEUU y HaD y EEUU. Le agradeceria que por favor posteara el mismo.

Cuando este sitio cibernético me fue recomendado acudí a él con mucho entusiasmo pues siempre me ha apasionado la historia, pero mi desencanto no se hizo de esperar.

Como estudiante puertorriqueño (nacido y criado en Puerto Rico), en los EEUU muchas veces me ha hecho falta el contacto con académicos latinos, especialmente una vez acá ya que mi primera especialización fue Historia Diplomática y Militar de los EEUU y los latinos en este reglón escasean, por lo menos en los EEUU. No me mal entiendan, la educación que recibí, por lo que puedo ver en estos boletines de HaD y basado en mi experiencia como estudiante de pre-grado (bachillerato) en Puerto Rico, no la hubiese podido obtener en América Latina, lo cual me parte el alma.

Los norteamericanos con quienes estudié y estudio en los EEUU son los críticos más efectivos de este país. Lo son pues denuncian con evidencia y siempre están abiertos al revisionismo y a un nivel de autocrítica el cual no he visto en ninguna otra parte. Pero muchos pseudo-académicos que visitan HaD no se enteran de esto pues el leer algo escrito por norteamericanos es un pecado capital, a menos, eso si, que sea algo escrito hace cien años por un expansionista-imperialista de los EEUU y que sirva para "probar" como los EEUU es un monstruo maligno.

De la misma forma hoy se publica el artículo de Huntington, como si esta persona dictase la política doméstica o exterior de los EEUU, como si este cuasi-académico representase el consenso entre los académicos norteamericanos, o entre el público de este país.

Me imagino que nadie publicará nada sobre como en los EEUU hay docenas de programas de acción afirmativa para promover el bienestar y el desarrollo de minorías raciales, étnicas y sociales, además de programas dirigidos para promover Ethnic, Gender y Women Studies al igual que Gay-Lesbian-Transgender studies. Tampoco se dirá como en las universidades norteamericanas se hace espacio para acomodar todas las religiones del mundo, lo cual puedo atestiguar pues he enseñado en varias de estas, ni como se invierten millones en programas de lenguas y cultura.

De la misma forma no se publicará nada sobre el racismo en el mundo hispano pues no hay discrimen contra los mestizos e indios en América Latina, ni lo hay contra judíos, árabes y gitanos en España, y en Cuba, ese ejemplo de justicia social, encontramos cientos de negros en el gobierno revolucionario, ¿verdad?

Por eso y muchas otras cosas me he decepcionado con el contenido de varios foros y los comentarios fuera de lugar de algunos participantes, los cuales demuestran un odio desbordado contra los EEUU, el mundo occidental (entiéndase Europa), los judíos y contra todo aquello que no sea de extrema izquierda.

Esto es vergonzoso y reprochable cuando proviene de personas sin educación. Cuando estos comentarios emanan de gente supuestamente educada, es imperdonable. No solamente se le hace daño a la academia en el mundo de habla hispana sino que avergüenzan a todo el mundo hispano parlante. La mayoría de los ataques en contra de los grupos mencionados son infundados y rayan en el racismo y la intolerancia bruta.

Para colmo, cada dictador que se cante de izquierda obtiene inmediata inmunidad, no importa a cuanta gente ejecute o mande a prisión bajo condiciones infrahumanas. Parece ser que los dictadores de izquierda, contrario a los de derecha, cuando te matan no lo hacen en serio.

Lo peor de todo es que estos supuestos académicos, los cuales nunca han trabajado ni nunca trabajarán, y que pregonan la liberación, a través de la revolución, de las masas oprimidas (las cuales desconocen), le hacen daño a la izquierda con su extremismo y ceguera. Todos los extremos son malos, no hay ideología que sirva de panacea para los males del mundo y el querer imponer modelos político-económicos importados no es más que otro tipo de imperialismo intelectual y social, y un ejemplo de la condescendencia con la cual estos supuestos académicos tratan a la masa oprimida que dicen defender.

En Puerto Rico, crecí con los complejos coloniales que una minoría elitista y nacionalista-extrema se encarga de difundir para crear una base que le apoye en sus gestiones políticas. Así llegué a los EEUU a regañadientes, receloso y seguro que los estadounidenses iban a hacer lo imposible por humillarme y esclavizarme. Para mi sorpresa, todos los miedos que me habían infundado en mi isla, en la mejor universidad de esta, no eran reales. No encontré más que oportunidades y gente que obra de buena fe, gente dispuesta a aprender y a compartir lo que saben, gente dispuesta a crecer; y me refiero a compañeros, mentores y estudiantes que he tenido, al igual que gente fuera del ambiente académico. Para mi sorpresa el norteamericano no tenía cola y cuernos como me enseñaron.

Pero claro, echarán mi mensaje a un lado, acusándome de vendido, capitalista y sabrá dios que mas. Pero esto les digo, yo no provengo de una elite, surjo de la clase trabajadora (trabajo desde los nueve años de edad al igual que todos y cada uno/a de mis diez hermanos y hermanas), vengo de esa clase que muchos dique académicos dicen defender. Y, ¿saben qué? Uds. no son la izquierda. Uds. son los culpables de que la derecha esté cada vez más fuerte. A eso hemos llegado con sus ridículas teorías de conspiración, con sus verdades-mentiras a medias.

Pertenezco a la izquierda que no es dirigida por un grupito de elite el cual piensa que sabe más que el proletariado que dice defender, pero que en realidad promueve sus ambiciones sin importarle el sufrimiento de la masa. Pertenezco a la verdadera izquierda, la que promueve el bienestar social sin tener que destruir el mundo y sin excusar a los tiranos que se canten de izquierda. Finalmente, pertenezco a la izquierda responsable, la cual, combate el capitalismo y el imperialismo usando la razón, con evidencia y ecuanimidad, jamás con odio ni mentiras.

HARRY FRANQUI-RIVERA
Ph.D. PROGRAM IN HISTORY
University of Massachusetts At AMHERST
MA in History, Temple University