Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
 
Mí querido José Ortiz Monasterio:
 
Tienes razón en ver a lo inmediato como ese destello mecánico y furtivo que no hace historia, pero si consideras a lo inmediato según los diccionarios de español, a decir,  adjetivación de lo contiguo, entonces el presente, se estructura como un conjunción de relaciones que vienen de los tiempos (plural de tiempos sociales) cuya maraña de interacciones, van más allá de lo que haz ejemplificado como inmediato, como el acto de hacer pipí, que no requiere del pensar y que es no sólo placentero, sino también una objetivación de una herencia, de una práctica y forma ya parte de nuestra cotidianidad en la menuda escala de las necesidades fisiológicas y literarias.
 
Lo inmediato como acto contiguo está sí en el presente y por supuesto que es recomendable precisar que lo presente varía en la escalas del tiempo y en las interpretaciones de los espacios sociales.
 
Tienes razón al igual en demandar esa conexión entre nuestras investigaciones y las necesidades actuales, su presente radica en esa presencia que retroalimenta a toda investigación, su movimiento, su sentido y su memoria.
 
Otro hecho que me recuerdas en tu mensaje, es que el futuro e aprehensible para el conocimiento, y hay que esperar a que ocurra para conocerlo, pero la imaginación histórica tiene mucho de aquello que la ciencia social ha definido como el principio de realidad y por supuesto que también puede adelantarse y prever aquello que muestra una cierta tendencia y regularidad, a riesgo de que ocurra una variable y cause otro efecto no previsto; lo inmediato se encuentra en estas controversias de interpretación relativa al tiempo.
 
Ahora que escucho a Moody Blues, recuerdo el título de su gran obra "Días de futuro pasado" título por demás sugestivo y muy provocativo para una disertación sobre la actualidad histórica, su deriva semántica con respecto al pasado y futuro y dónde se encuentra realmente ese presente muy bien evocado por tu exposición.
 
Si ese futuro pasado es cognoscible por su aproximación y ocurrencia, también lo contiguo forma una pequeña, tal vez una pequeñísima escala en los hechos poco perceptibles en la vida ordinaria, más allá de los grandes  eventos y cambios que se prefiguran, más allá de la distancia social, de la asimetría que refieres en nuestro país, más allá de la plusvalía esperada por esos sectores voraces del capitalismo salvaje, y de los grandes intereses a favor de la inversión extranjera, es decir, pensar en lo inmediato, lo que rodea a las otras cosas, (hechos y estructuras) más sin embargo tienen un peso importante en la historia, tal como lo pensó Ernst Friedrich Schumacher en su famosa obra  Lo pequeño es hermoso.
 
En realidad coincido con tu postura y no veo "desvaríos" en tu respuesta, más bien una sana invitación a pensar el trabajo, los entornos y las necesidades de la investigación histórica trascendiendo la noción de lo inmediato, por ello reivindicar la "utopía" significaría pasar de lo inmediato a lo significativo, pensar, hacer y subvertir una práctica que a veces se vuelve chocante, distanciada de lo real y muy descuidada de las producciones de sentido en la vida social.
 
Te aprecio y reconozco tu inquietud y valor como historiador, sólo espero que sigamos con esta charla que aún no termina, saludos fraternales, tu amigo

 
Federico Colin Arámbula
Facultad de Antropología
Universidad Veracruzana
Xalapa, Veracruz