Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
Una red de producción y difusión de conocimiento, que promueve la discusión global de temas relacionados con la historia, la historiografía  y la renovación disciplinar es Historia a Debate (www.h-debate.com), esta reúne a historiadores y profesores de historia de diferentes partes del mundo que se han dado a la tarea de proponer debates sobre las cuestiones más relevantes de la historia en la actualidad.
 
El debate más interesante propuesto por Historia a Debate es sobre la Historia Inmediata, esta plantea la posibilidad de que el historiador tome partido en investigaciones de su presente histórico, rescatando la capacidad de análisis y crítica de los acontecimientos más próximos al investigador, postura que va en contra de esperar tiempos prudenciales para realizar investigaciones objetivas.
 
La Historia inmediata anima al investigador a participar en el estudio de su presente sin ocultar su compromiso con los hechos analizados y por esto, es una plataforma que permite preguntarse por la naturaleza de las movilizaciones recientes en Colombia y su contenido.
 
Preludio
 
Es evidente que si bien las marchas contra las FARC y los Paramilitares han sido iniciativas de ciudadanos de a pie, los medios de comunicación han jugado un papel determinante para animar (a favor y en contra) la participación de los colombianos dentro y fuera del país. Esto sin embargo, no impide reconocer que la marcha del 4 de Febrero es la mayor movilización mundial que hasta ahora se ha convocado a través de redes virtuales y que la del 6 de Marzo aspira a ser tan o mas masiva que esta. Algo esta en juego entonces al constatar que existe un medio que permite convocatorias y movilizaciones de esta magnitud.
 
Los afiliados a estas redes sociales crean y se adhieren constantemente a grupos en los que se manifiesta la inconformidad con los niveles de degradación a los que ha llegado el conflicto colombiano: Un millón de voces contra las Farc ­ Colombia, UN MILLÓN DE VOCES CONTRA TODO TIPO DE TERRORISMO EN COLOMBIA!!!, No a las farc ni a los paramilitares, Todos Contra Alvaro Uribe Vélez, POR UN NO ROTUNDO A CHAVEZ, A UN SI ABSOLUTO A NUESTRO PRESIDENTE URIBE, Estamos con Uribe que se jodan Chavez y Piedad, sin Piedad contra Uribe...Te apoyamos negra, Piedad Cordoba persona Non Grata, son algunos de los grupos creados en los últimos meses, pálido reflejo de lo polarizado que se encuentra el conflicto colombiano.
¿Es Facebook un medio en el que los individuos crean redes y expresan sus deseos o un arma militar de espionaje creada con fines geopolíticos? Esta es una pregunta que desborda la presente reflexión. Por ahora es una fuente que permite reconstruir de manera parcial la Historia Inmediata del conflicto colombiano puesto en los últimos meses en una escala global.
 
Pero ¿bastara la existencia de esta plataforma para generar tales movilizaciones?, obviamente no. El hastió generalizado, aun sin encontrar una causa común, puede hallarse en la evidencia cada vez mas contundente de que en Colombia se vive cada día con el peso del olvido y la indiferencia.
 
Cuerpos Negados
 
Los cuerpos son realidades en si mismos, son construcciones socioculturales. Los cuerpos no son solamente organismos biológicos que permiten al hombre relacionarse con el mundo. En el cuerpo se inscriben realidades, se enuncian deseos, se ejerce el disciplinamiento y se gesta la emancipación.
 
El olvido sistemático del cuerpo de las victimas de la violencia en Colombia no nació ayer, tiene su acto fundacional en el 9 de abril de 1948 y se gesto en la violencia de la década del cincuenta del siglo pasado, pero hunde raíces en la fundación misma de la nación. Los cuerpos representan la naturaleza de quienes los viven, y han sido forjados a través de los órdenes discursivos que interactúan en el ámbito cultural (Pedraza), así las cosas el juego de poder en que constantemente vive una sociedad hace que existan unos cuerpos deseables (posibles) y otros que no lo sean. Y aquí hay una distinción importante, un cuerpo indeseable es necesariamente el que se encuentra al margen de la norma social, cualesquiera que esta sea.
 
Ahora bien, en el seno de cada norma esta también su trasgresión. La trasgresión manifiesta la incompatibilidad de una norma con realidades múltiples y dinámicas que no se encuadran dentro de estructuras que dan cuenta de todo (que lo ultradeterminan). En Colombia ha existido una norma silenciosa, no enunciada que condena al olvido a la victima.
 
Sin ahondar el análisis (pues este texto comenzó con la intención de hacer unas notas para un texto mayor) en Colombia se ha construido una imagen de cuerpo de la victima del conflicto ¿Cuál es exactamente esa imagen? esto estaría por estudiarse, sin embargo y a pesar de convivir con las imágenes cotidianas de los asesinados, torturados, desmembrados, ajusticiados y de sus familias desoladas, una idea plausible es que el cuerpo de la victima en Colombia es un cuerpo negado. La victima de la Violencia (nombrada en forma indeterminada) es un cuerpo negado, para si (lo que es obvio) y para su comunidad. Es negada por un lado, por la rapidez con que aparece otra victima y otra y otra, en una fila innumerable de la que apenas se conocen algunos nombres, es también negada por la imposibilidad de determinar los motivos y las circunstancias en los que ese cuerpo se volvió victima, ¿Quién? ¿Como? ¿Cuando? ¿Donde? ¿Porque?, siguen a pesar de los años, siendo preguntas difíciles de responder, y claro, esos cuerpos son negados, porque antes de ser una realidad social olvidada, imposible, fueron victimas, fueron cuerpos biológicos negados, existencias rotas.
 
Punto de Fuga
 
El cuerpo como recipiente, como envase, como contenedor del alma o el espíritu, obedece a una lógica en la que su deber ser es el de la maquina bien aceitada que obedece a los designios de su operador. Esta visión maniquea desprecia el cuerpo y lo deshecha, lo hace un instrumento. Es por esto, que las múltiples evidencias del sufrimiento sistemático de las victimas de un secuestro tan prolongado hacen que sea incuestionable que en el castigo de esos cuerpos no encuentra redención ningún alma. Su tragedia prolongada ilumina la injusticia del sufrimiento de una victima en la guerra, el sinsentido de la destrucción del cuerpo biológico y lo absurda que es la negación del cuerpo de las victimas en general.
 
Es probable que movilizaciones como las vividas y las que están por venir tengan su razón de ser en que, a pesar de la norma silenciosa ya no es posible ocultar a las victimas. Estas catarsis colectivas que estamos viviendo y que se han alcanzado por medio de plataformas electrónicas demuestran de manera contundente como el cuerpo en tanto construcción social esta inmiscuido de manera determinante en el problema y la solución de un conflicto degradante. Pues cada vez se entiende la ciudadanía mas cerca de agenciamientos desde el propio cuerpo, (en el ciberespacio o en la calle) para exigir el derecho al cuerpo, en si mismo, en el otro y en colectivo.
 
Se esta viviendo en Colombia la Historia Inmediata de los cuerpos negados, pero es necesario documentarla.
Javier Dario Montoya
Corporacion SUR
Colombia