Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
Compañeros de H a D, creo que este intercambio de ideas ya trasciende la "presentación en Rosario", aunque de allí surgió. Quizás va para el debate acerca de si es posible historia del presente. Verán ustedes dónde lo colocan

Estimado Juan Balduzzi, tarde pero seguro. No pude continuar antes el interesante diálogo con vos por falta de tiempo. Me interesó muchísimo tu aporte al respecto. Aún con poco tiempo ahora, quisiera continuar con algunas reflexiones. No es "pretensión, ni el postulado esencial del materialismo histórico presentar y exponer toda fluctuación de la política y de la ideología como expresión inmediata de la estructura". Por el contrario en las obras teóricas y en los trabajos de historia propiamente dicha se destaca la relación dialéctica entre ambas. Una lectura mecánica no es materialismo histórico, aunque muchos la hagan en su nombre. Comparto con Gramsci y con vos que "tiene que ser combatida como un infantilismo primitivo" todo análisis mecánico. La falta de análisis dialéctico y de uso de las categorías científicas llevan a conclusiones toscas, abstractas, hasta grotescas. Por ejemplo, si se desconocen las categorías dialécticas de posibilidad- realidad o cantidad- cualidad. Comparto con vos que en muchos análisis y peor aún cuando devienen en posiciones políticas, se encasilla, se pretende prever el curso de la historia planteando determinaciones a futuro. Nada de eso es marxismo en el sentido pleno de la totalidad de la teoría de referencia. Los procesos están abiertos, totalmente de acuerdo con vos, más aún el conocimiento histórico, como el de otras ciencias es histórico, valga la redundancia, es decir se producen en una cierta realidad, en ciertas circunstancias y valen hasta tanto se modifique. El materialismo histórico concibe la verdad relativa, no absoluta, entonces vale, y comparto lo de producir hipótesis. Pero las hipótesis son eso, precisamente, conocimiento que podrá ser verificado en la práctica. La diferencia quizás, con lo que vos planteás, radica en que entiendo que el análisis de la historia que se está haciendo en el presente no es política, ni simplemente opinión, ni meramente análisis político. Cuando digo que no hay diferencia en el tratamiento historiográfico del pasado o del presente, me refiero a que en el presente están actuando multitud de factores, de todo tipo y de variada magnitud, intensidad, cuya fuerza se puede conocer en la medida que uno aborde con método y con este marco teórico. Marx y Engels, lo mismo Lenin, y otros autores, analizaron situaciones de su presente el mismo Manifiesto, El 18 Brumario; La lucha de clases en Francia, La situación de la clase obrerta en Inglaterra, El Imperialismo, fase superior del capitalismo, etc. Esto no quiere decir que esos estudios de esos presentes hayan sido confirmados en el transcurrir de los procesos históricos en todos y cada uno de sus puntos de vista. Pero esas diferencias no los invalidan, ni niegan la necesidad, -no un mero gozo intelectual, sino la necesidad- de estudiar el presente concibiéndolo como historia total con sus "infinitos paralelogramos de fuerzas" al decir de Engels en una de sus famosas cartas acerca de la Historia. Y justamente esas "hipótesis fundamentadas, -no meras opiniones o conjeturas- pueden obrar como orientaciones para la práctica.

Copio otro párrafo de tu carta (siguiendo a Gramsci "La dificultad que tiene identificar en cada caso, estáticamente (como imagen fotografica instantanea) la estructura la política es de hecho en cada caso reflejo de las tendencias de desarrollo de la estructura, pero no está dicho que esas tendencias vayan a realizarse necesariamente". Que no está dicho que las "tendencias vayan a realizarse necesariamente" ya expliqué más arriba. Comparto. Pero quisiera agregar no se trata de "identificar como imagen fotográfica instantánea la estructura". Tanto las relaciones de producción como las fuerzas productivas se mueven contradictoriamente en la unidad del modo de producción, - no son estáticas, tienen su movimiento, su historia- pero además adentro de cada polo bullen una miríada de aspectos -contradictorios o no- y de contradicciones dialécticas. La "estructura" no es estática. Ese significado más tiene que ver con el estructuralismo que con el materialismo histórico.

Decís después, siguiendo a Gramsci que "Una fase estructural puede estudiarse y analizarse concretamente sólo cuando ya ha superado todo su proceso de desarrollo, y no durante el proceso mismo, salvo por hipótesis y declarando explícitamente que se trata de hipótesis". Creo que la potencia de esta teoría es precisamnete que nos permite estudiar y analizar concretamente el proceso histórico mientras transcurre; por supuesto que habrá conocimientos más verificados que otros, algunos serán hipótesis y otros quizás conjeturas apenas. Pero ¿No pasa eso mismo cuando uno está explorando procesos del pasado?.

Comparto con vos cuando decís "La dificultad que enfrenta la historia del tiempo presente es que, si pensamos en una historia de procesos, estos procesos no están cerrados." Justamente, y allí está la importancia de estudiar los procesos que se están produciendo, porque allí es donde se puede descubrir los lugares de protagonismos. Y como historiadores protagonizamos con la obra historiográfica al descubrir la correlación de fuerzas sociales, los factores actuantes, incluyendo los factores materiales y los subjetivos; en esos descubrimientos se abren las posibilidades -digo posibilidades- de hacer otra historia. Y aquí estoy usando historia en el sentido de encontrar los mejores puntos de apoyo para lograr lo que aspiramos y necesitamos los humanos. Como historiadores podemos aportar a encontrar los mejores y más aptos puntos de protagonismo.

Me preocupa que la única herramienta que tenemos por ahora para pensar y actuar desde los intereses de la humanidad sea deformada o rechazada de plano. Hay muchas ondas en ese sentido. Hay un gran operativo ideológico entre la intelectualidad, no solo de nuestro país, en el sentido de rechazar no solo la teoría en general, sino sus conceptos básicos clases sociales, estado, relaciones sociales de producción, imperialismo, y todas, absolutamente todas, las categorías de la dialéctica. Algunos ejemplos las campañas con Toni Negri o la prolífica exposición pública en nuestro país de J. Holloway. Pero bueno ese tema lo dejo para otro día.

Agradezco tus comentarios; me alegra el interés por el tema y estoy dispuesta a continuar .

Te saludo afectuosamente,

Irma Antognazzi
Facultad de Humanidades y Artes. Universidad Nacional de Rosario. Argentina.
www.hacerlahistoria.com.ar