Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
 
LA HISTORIA DEL TIEMPO PRESENTE COMO IMPULSORA Y GENERADORA DE LA HISTORIA DESDE ABAJO

Como ya lo dijo Luis Cortese, la historia está hecha por la clase dominante; y en mis propias palabras esta hecha por los poderosos.

Desde mi concepción si importa desde dónde se realice la historia (NO TODOS SOMOS HISTORIADORES), cosa que se podrá notar conforme se lea este escrito.

La historia desde abajo podría crear una visión nueva en hombres nuevos.
 
Es necesario recordar lo que algunos pensadores opinaban sobre la otra cara de esa historia dominante u oficial.
 
Luxemburgo desde su influencia anarquista pensaba o más bien creía que los verdaderos cambios de la humanidad se producía desde abajo hacia arriba, en su visión anti-partidista.
Si se quiere construir una historia aceptada y a demás que sea la que esta escrita desde abajo, se tiene que derribar la vigente, la hecha por los dominadores.
 
Gramsci se preguntaba ¿porqué en el mundo occidental el capitalismo resistía una revolución?, ¿porqué siempre tendía a reconstruirse?. Y se dio cuenta que la clase gobernante ejerce no solamente el poder militar y político sino también la hegemonía intelectual y cultural. La hegemonía en su forma de dominación no se realiza por la fuerza; más bien por el convencimiento, por el consenso: el engaño.
 
La historia desde abajo tiene que ser también hegemónica, ya que sino tiene credibilidad de que servirá.
 
Habermars cree que hay temor al cambio a la rebelión; pero, cuando se produce una hay un sistema para controlarlo.
 
Marcuse creía que la sociedad industrial avanzada cada vez es más rica porque crea aspiraciones materiales en el individuo: crea en el ser humano múltiples necesidades (relojes, automóviles, televisores, radios, ropa, etc., etc.).
 
Estas empresas para mantener su dominio en el mundo, hacen creer que un cambio del sistema no es posible y menos necesario. De esa forma controlan las protestas y eliminan toda esperanza de una confrontación.
 
Walter Benjamín es un caso particular ya que señala en una pregunta ¿Para quién profesa el materialismo histórico?, no hay más que decir. Todos los que hasta aquí obtuvieron la victoria; ¿con quién entra efectivamente en empatía el historiador historicista?. La respuesta es inevitable: con el vencedor. Y la solución que ofrece es de cepillar la historia a contra pelo.
 
Las grandes construcciones de la época colonial se hicieron con los logros y la explotación de los indios: aunque ellos nunca vivieron en esas lujosas casas. Incluso al construir, esas inmensas iglesias de la colonia, muchos indios no entraban ha escuchar la palabra del Dios que dejo que sucedieran esos abusos, del Dios de los conquistadores. Y lo mismo se puede decir de la época postcolonial y republicana. La verdadera fuente de riqueza de la estructura de dominio, fue el trabajo semi-esclavo de miles de indios, utilizados en las minas o en las haciendas, etc., etc. quienes generaron la riqueza de miles de españoles y de otro grupo: el mestizo.
 
Se puede realizar una historia hecha desde abajo con el método de historia oral que con su fructífero testimonio se estaría dejando una fuente nueva y contraria a la de las clases dominantes. Me explico mejor, como ya se dijo(...) los documentos los genera la clase dominante y mediante estos se escribe la historia. Es decir, la historia oral trata con testimonios, estos testimonios orales pasan a ser fuente escrita y como ya no se encuentran en total dependencia de las clases dominantes es un punto de partida para crear una historia desde abajo (sin exacta influencia de la clase dominante). Pero, no intento señalar que solo con documentos se pueda realizar el trabajo de un historiador; ya que esta documentación solo refleja una parte de la realidad.

Y volviendo a lo primero, para realizar esta historia desde abajo propongo se apegue el método de la historia oral con las concepciones del la historia del tiempo presente (esta rama necesaria de la historia). Ya que si analizamos o reflexionamos sobre los métodos de la historia del tiempo presente trae consigo la utilización de nuevas fuentes: especialmente orales. Rompamos el mito de los documentos históricos y realicemos historia oral para dejar testimonios (documentos humanos) como fuente de información nueva, para crear una historia desde abajo.
 
Y en este sentido es bueno recordar las palabra de Jean Bapttiste Durosélle, "Cuando el historiador se refiere a los hechos tan próximos a nosotros que un agran número de actores vive todavía, tiene el deber de preguntarles".

Randy Chávez García
Estudiante de la Carrera de Historia (UMSA)