Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
 
Desde mi punto de vista, pienso que la historia inmediata sí es posible, pues los hechos estudiados son hechos pasados, por lo que se han convertido en hechos históricos y susceptibles de ser estudiados. La historia inmediata tiene una importancia tremenda, y es la más utilizada en la vida cotidiana, pues el simple hecho de recordar lo que nos pasó ayer mismo, la exposición de diversas noticias a través de la televisión,... supone hacer mención a estas acciones cometidas ya en el pasado, por muy reciente que sea. De este modo, el estudio de dichos actos se convierte en historia, ateniéndose a la propia definición de historia. Atendiendo a la opinión de Gustavo Quesada, cabe señalar, por un lado, que la historia inmediata no puede mostrar una perspectiva futura, pues es imposible adivinar como va ha suceder de forma exacta el mañana; por otro, estoy a favor de él a la hora de señalar que las consecuencias de los hechos pasados llegan hasta el presente, pues como si fue! ran eslabones, los hechos sucedidos desde la aparición del hombre, han formado una cadena hasta llegar a la actualidad, siendo mayor o menor su repercusión en nuestros días. Respecto a la opinión de Néstor de la Torre, no creo que la verdadera función del historiador sea actuar como un mero periodista y narrar los hechos tal y como han sucedido en un breve periodo de tiempo (el que abarca su historia inmediata), sino que debe estudiar los enlaces con el pasado y desarrollar una persectiva futura. Por otra parte, la opinión de Carolina Actis debe ser sometida a crítica, pues la valoración y estudio de unos documentos subjetivos como son los relacionados con la sensibilidad, emotividad,... están mermando la objetividad del estudio, pilar básico de la ciencia histórica. Tal vez, en el momento actual, y para los historiadores que elaboran una historia inmediata, pueda resultar muy difícil tomar una posición totalmente objetiva, pues están viviendo el momento actual que están estudiando, por lo que, aunque sea de forma breve e inconsciente, están introduciendo su propio punto de vista.
 
 He mostrado los puntos principales sobre los que no estoy de acuerdo y que pienso que son necesarios para exponer mi opinión. Desde mi punto de vista, pienso que la historia inmediata sí es posible, y aún más, muy necesaria para tomar una perspectiva de futuro que permita orientar nuestros hechos para el acontecer histórico. Es cierto que los hechos contemporáneos no han mostrado aún sus consecuencias, y es posible que no las muestren en su totalidad hasta dentro de mucho tiempo, pero es nuestra labor de historiadores la que debe servir para estudiar los hechos sucedidos, a pesar de ser muy recientes, para crear dichas perspectivas y predecir, de la forma más acertada posible, el futuro. Pienso que éste es el valor más importante de la historia inmediata. También es necesario hacer mención a la dificultad que tiene un historiador para elaborar historia reciente, pues está sometido a los influjos del mundo actual, el mundo en que vive, y mostrar un punto de vista objetivo es muy difícil, pues entran a tomar parte del estudio los conflictos e intereses del propio historiador. Pero, ¿qué historia no tiene unos tintes subjetivos?¿qué relatos no muestran la opinión o ideología de su autor? Tal vez sea la historia inmediata, a pesar de vivir el historiador en el propio contexto que estudia, la que tenga unos tintes más subjetivos, pues su capacidad de invertar hechos queda prácticamente eliminada.
 
Israel de la Fuente
UCLM