Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
Estimado Héctor:

Como estudioso del fenómeno guerrillero en México y como persona cercana a ti, de la que reconozco no sólo una inmensa sinceridad, sino también un rectitud de convicciones, quisiera comentar al respecto de los comentarios de la Sra. Ledy Cabrera lo siguiente:

La violencia social es un fenómeno difícil de entender desde la particular situación de quienes la sufren. Héctor tiene toda la razón al explicar los acontecimientos que acompañaron a la guerra de El Salvador. Por el contrario, una persona que ha sido afectada por los guerrilleros y los hechos de una guerra civil tiene también una verdad acotada a sus sentimientos y sus circunstancias, un ¿por qué a mi? Pero la guerra es también poco comprensible si no se toma en cuenta que las sociedades que han desembocado en estas, no se siguen por reglas políticas normales, ni por normas éticas ordinarias. La guerra impone sus propias reglas, reglas de crueldad, reglas de sobre vivencia y en muchas ocasiones reglas de arbitrariedad. La revolución mexicana, la guerra civil española, la guerra de El Salvador son acontecimientos llenos de desafortunados pasajes de abusos de los bandos contendientes y de una población que apoyando a uno u otro lado, sufre las consecuencias de la violencia. La violencia se produce por la fractura social y por la incapacidad de los Estados, de las sociedades para evitar la situación de los menos favorecidos.

Me uno al criterio de Héctor de condenar las falsas coartadas ideológicas. No son los comunistas, los socialistas, los liberales el mal de las guerras, son sólo bandos contendientes. Como no lo fueron los cristeros, campesinos pobres católicos reprimidos por un Estado mexicano que cometió excesos jacobinos y una Iglesia que los empujó a la lucha y los dejó morir solos. Los historiadores no juzgamos moralmente las razones, pero explicamos las razones por las cuales la política fue incapaz de dar salida a sectores sociales que acudieron a la guerra para su defensa. Explicamos las consecuencias y advertimos a la sociedad estos problemas para su reflexión

Un saludo

Mtro. Arturo Luis Alonzo Padilla

Profesor-investigador de TC
Licenciatura en Historia
ENAH-INAH-CNCA