Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
Aun cuando en el mensaje 87, se sostiene que no existe ninguna imposibilidad, ni teórica ni metodológica, para hacer frente al quehacer histórico inmediato, a la vez que se reconoce la dificultad de manejar el cúmulo de datos que a diario se originan, hándicap este, por lo demás, común a cualesquiera disciplinas. Y no obstante, se advierte la responsabilidad del historiador en la creación de análisis maduros aptos para el contraste con, se pone por caso, la labor del periodista, a fin de cuentas mero recopilador de acontecimientos inconexos.

El problema básico de este esquema para historiar a marchas forzadas, quizá no sea tanto el aturdimiento en discernir lo relevante de lo intrascendente que pueda provocar la ingente cantidad de informaciones a que estamos expuestos, sino, muy por el contrario, la falta de todos los elementos de juicio que conforman el rompecabezas. Los hechos una vez ocurridos, aparentemente, permanecen inalterados, en la letra indeleble del periodista. Pero su relación con otros eventos o su causalidad requieren de cierta perspectiva, y la indagación en las motivaciones de los protagonistas, precisa de tiempo.

Así, es de temer que la actuación del historiador ante la inmediatez quede al mismo nivel que el testimonio periodístico del que se pretende huir. No a otra cosa conduce la reducción, inevitable entonces, de su papel a la simple oferta de narraciones adicionales y, por ende, de informaciones sesgadas de suyo.

Juan Quiles Ruiz
IES-IFP La Rosaleda
Málaga