Historia Inmediata/ Debates


¿Es posible una historia inmediata?

 
 
En mi opinión no es posible hacer una historia inmediata como tal. Considero que el tiempo es el principal ingrediente de la Historia, sin el cual pierde su razón de ser.
 
      La perspectiva del tiempo ayuda en la Historia a comprender mejor los acontecimientos como el espacio en la Geografía o ciencias afines. Un simil que se me ocurre para esto es la comprensión de la curvatura terrestre, se conoce su existencia y es preciso saber que existe, pero no se percibe sin la perspectiva de la distancia.

      Ciertamente es preciso estudiar el presente, es una forma de hacer "prácticas", el presente cumple la función de convertirse en laboratorio donde el historiador compara sus modelos, teorías, extrapola los resultados, buscando paralelismos con el pasado.

      Todos conocemos la máxima de que "toda historia es historia contemporánea", y parece por todos aceptada. Si reconocemos que el presente influye en nuestra visión de la historia más remota, ¿cómo no reconocer que perdemos objetividad conforme disminuye la separación temporal? Si lo que digo es correcto, habrá por supuesto quien piense que no ¿como no reconocer que es igualmente complejo, sino imposible, hacer historia inmediata?

      El presente es materia de otros especialistas, principalmente los periodistas, sociólogos... pero el historiador debe valerse de su estudio para, como decía antes, poder dar forma a sus teorías, corregirlas, adaptarlas...

      Sí que creo que el debate sobre la historia inmediata nos ayuda a preparar el trabajo de aquellos que seguirán nuestro camino, no dentro de mucho tiempo, cual migajas de Pulgarcito. El debate historiográfico siempre ha sido útil para comprender los fenómenos, acontecimientos, procesos históricos... estudiados, siempre ha sido una buena fuente saber qué pensaban los historiadores pasados sobre su presente, e incluso sobre su pasado.

      Si los acontecimientos históricos, los tiempos cortos de Braudel, son lo más insignificante, si pretendemos estudiar una historia más compleja, no olvidando cronologías pero poniendo especial énfasis en los resultados de los mismos, los cambios y transformaciones sociales de, por ejemplo, la Revolución Francesa, cómo pensar que podemos definir con postulados científicos esas coyunturas o estructuras que realmente importan al historiador.
 
      Por mucho que lo intentemos, no podremos evitar la influencia ideológica personal de acontecimientos y procesos remotos, el marxismo, el liberalismo... cómo, pues, librarnos de ese lastre cuando lo que estudiamos nos afecta directamente, a nosotros, nuestros propios hijos... cómo valorar adecuadamente los atentados de Nueva Yiork, de Madrid, de Londres, si no sabemos muy bien, ni siquiera de los primeros, las consecuencias que traerán.

      Mi conclusión personal, de forma muy sintética, es que no es posible hacer una historia inmediata, que debemos estudiar el presente desde tantas ópticas como nos sea posible, comprenderlo e incluso opinar y luchar por lo que creamos justo, pero no confundir eso, por digno que sea, con historia como tal
 
Jesús Carlos Vendrell
Universidad de Castilla la Mancha, estudiante de Historia