Debates


Lo latino en la historiografía mundial


Observo que esta página no se mueve desde noviembre 2001. No obstante, la estadística de HAD en la cuestión de si es posible una historia inmediata, indica que el 62.2% de las ponencias proceden de América Latina. Además, 42 de las 62 presentaciones de las Actas de HAD se han realizado en países de esta región. En Costa Rica estuvo el Dr. Boris Berenzon ­costarricense radicado en México- en el Museo Histórico Juan Santamaría. Pero, otra curiosidad: no veo entre los participantes de los diferentes debates, a ninguno de nuestros connotados historiadores de academia y librería. El semanario Universidad del 22 de noviembre de ese año entrevistó al Dr. Berenzon de quien cito tres ideas pertinentes. 1) La investigación histórica contemporánea debe rebasar el neopositivismo y el determinismo subjetivista. 2) Hay que rescatar de la historiografía aquellas arterias de vida y solidaridad ­el sujeto- en contraste con la historia de hechos, estructuras, cifras o rasgos culturales en abstracto; así como, ante los sesgos de “la historia por encargo”. 3) Incorporar los elementos que favorecen el quehacer historiográfico en la actualidad, a saber, la horizontalidad del conocimiento, su velocidad de transmisión y su accesibilidad (para los que tenemos Internet). Estoy en desacuerdo con quienes estiman que no debe hablarse de una historiografía latinoamericana. José Martí lo aclaró con aquella frase de evocación común: (cito de memoria): “injértese la cultura universal en la nuestra, pero el tallo ha de seguir siendo nuestro”. No olvidemos el perfil latinoamericano en la literatura universal, en la teología de la liberación y en menor grado, en la teoría de la dependencia. Y, qué decir acerca de nuestras particularidades en la historia política. Pero tampoco nos hagamos ciegos ante la constante histórica de los efectos del colonialismo y el imperialismo en nuestra cultura, fenómeno que hoy ensancha las brechas y desigualdades en cuanto al desarrollo como concepto clave para la investigación de la historia. En consecuencia una historiografía latinoamericana, africana, del medio oriente o asiática sigue siendo pertinente para conocer, explicar, comprender y denunciar los desastres del colonialismo y el imperialismo sobre todas las expresiones creadoras de nuestras sociedades, tanto como nuestra vitalidad en la cultura humana general. Saludos cordiales.

Carlos Alberto Abarca Vásquez
Universidad Nacional. Heredia. Costa Rica. Jubilado