Estimados

La historia del mundo ha sido la colonizacion, ¿quien inicio?, eso no importa, llorar por el pasado es inutil, aprovecharlo es factible, quiza no es algo de lo que hay que enorgullecerse pero tampoco es como para pedir perdon. Las mezclas obtenidas a traves de las "colonizaciones" enriquecieron de alguna manera a la humanidad.

La iglesia es diferente por su caracter perenne, pero hasta donde es "publirrelacionista", quien sabe, ni le dedicaremos tiempo a los "diplomaticos perdones" de algunos.

America sufrio el envate de ideas diferentes, de gente que le superaba en varios aspectos, pero muchos de los nativos les ayudaron, vieron en ellos una esperanza para quitarse de encima el yugo de los imperios que prevalecian en ese momento... ¿los crimenes de eso imperios si eran validos?

Los crimenes son crimenes, ¿los vamos a justificar cuando es cometido por alguien del mismo grupo humano?

Exigir perdon por quienes no cometieron un crimen, es irracional.

El pasado no lo podemos cambiar, mas si aprender de el, ese es el maximo objetivo de la historia. Contar y seguir la historia, no es contar historias, no es ser contador de cuentos, es presentar los hechos pasados a las generaciones actuales para ser aprovechadas a su favor, no para sentarse a llorar dolores pasados y ajenos...

¿Nos duele la historia?, veamos hasta donde estamos repitiendo situaciones que favorecen la gestacion de su repeticion, el historiador nos puede ayudar a evolucionar, a vivir los aciertos y errores de los grupos sociales que nos antecedieron.

¿Para que pedir perdon?, reconozcamos mejor lo que nos dieron. En america, la suma del legado de los colonizadores y los aborigenes dio como resultado los actuales pobladores, ¿podemos superar a unos y otros? seguro que si, porque tanto de unos como de otros podemos obtener lo mejor, si sabemos mirarlo, encontrarlo y utilizarlo.

Podemos seguir quejandonos de que alguien vino a mostrar a los pobladores de aquella America que existian otras cosas, es inegable que el costo en sangre fue muy alto,pero, tenemos la opcion de llorar sobre aquellos que, nos guste o no, no fueron nuestros muertos, (porque al fin y al cabo nuestra sangre es de ambos) o seguir adelante, utilizando nuestra energia y recursos positivamente, aprovechando lo que cada grupo aporto a esta nuevacultura.

Vivo en Mexico, procuro respetar a nuestros indigenas, y digo respetar en el sentido que si ellos quieren conservar sus costumbres lo hagan si no no. A ellos nunca los he oido maldecir a los "conquistadores", quiza reniegan de sus contemporaneos que pretenden que, o se conviertan en remedos de ellos o permanezcan por siempre en el estado en el que viven, ¿que es mejor?, eso es decision de ellos, como personas pensantes e inteligentes que son. Nuestra labor es apoyarlos, y exigir que se les permita vivir con la dignidad que merecen.

El ser Humano siempre ha pretendido imponer sus ideas sobre otros, de eso la historia tiene tanto que decirnos, pero nadie tiene culpa y tampoco nadie es inocente. En el mundo, todos somos mestizos, no hay grupos humanos "puros", eso nos ha engrandecido, las miserias, siempre son particulares. (independientemente de las coincidencias con las de otros)

Rosamaría Malagon