Coincido plenamente en las apreciaciones vertidas en HaD recientemente por Carlos Santamarina de la Univ. Complutense.
España conquistó América con las características generales de la época y las propias, dada su historia y presente histórico. América ya conocía la explotación y de ningún modo, por ser entre americanos debería ser menor; eso es ingenuo, pueril.
Respecto del exterminio de pueblos cazadores, en la Patagonia Argentina, la expansión del capitalismo exigía tierras y hacia fines del XIX, su impulso arrolló las comunidades nativas, que por otra parte, sólo eran cazadoras y ladronas de ganado, no tenían proyecto superador y estaban destinadas a perder. Eso no exime de culpas a quienes cometieron genocidios culturales y físicos. La explotación sigue y cambia de dueños, pero no de explotados. Como decía el escritor Arturo Jauretche, argentino casi contemporáneo, nacionalista que hoy está a la izquierda de tantos, NO ES CUESTIÓN DE CAMBIAR DE COLLAR SINO DEJAR DE SER PERRO.

Sobre la cuestión de la conquista y el indigenismo, sugiero leer al sociólogo argentino JUAN JOSÉ SEBRELI en ASEDIO A LA MODERNIDAD. Muy interesante y polémico, pero muy firme.

Gracias por conectarnos.

Jorge Oriola
Historiador y docente
Esquel
Pcia. del Chubut
Paragonia Argentina