Debates


Ortografía


 

¡Hola a tod@s!

 

Es curioso que este asunto ande provocando tanto tráfico e incluso alguna fricción y malentendido entre Bastante más que, por ejemplo, algunos otros asuntos muy candentes de nuestra “historia inmediata”, como el relativo a la publicación de las caricaturas de Mahoma y las reacciones que ha generado. Esto pone de relieve la trascendencia de las reglas de comunicación para cualquier comunidad humana y, en general, de seres vivos.

 

También es relevante cómo una misma realidad (“Historia a Debate”) puede ser percibida, interpretada y definida de diversas formas. Pero, más allá de las percepciones personales, hay algunos hechos (¿incontrovertibles?) que deberíamos tener en cuenta en esta discusión, muchos de los cuales ya han sido abordados en mensajes anteriores.

 

En ese orden de cosas, HaD no es “más o menos un Chat cualquiera de Internet”. Los mensajes que recibimos a diario no provienen de un “Chat”, sino de varias “listas de distribución de correo electrónico”. No voy a enumerar las diferencias técnicas entre ambos medios de comunicación, para eso están los diccionarios de Internet. Pero son tantas que dan lugar a contextos muy distintos, aunque emplean el mismo canal, la Red. Y son muy importantes las relativas a su sincronía/asincronía, inmediatez/mediatez de respuesta, y brevedad/extensión de los mensajes, lo que incluye el necesario/ruidoso uso de “técnicas taquigráficas” de escritura.

 

De hecho, se emparentan con fórmulas tradicionales de comunicación científica y académica igualmente distintas. El Chat parece una reformulación de la antigua tertulia, y las listas de correo enraízan, en todo caso, con la vieja correspondencia entre grupos de científicos y profesores.

 

Pero HaD tampoco es un “grupo cualquiera de Internet”. Los mensajes de esta lista (HaD) llegan directamente a los ordenadores de “2.422 historiadores de 45 países diferentes” y tod@s no son hispanohablantes. Algunos suscriptores de otros ámbitos lingüísticos y culturales, como los portugueses y brasileños, pueden atreverse a leer directamente textos en castellano. Los demás deben emplear traductores automáticos. Y todos ellos necesitan, por tanto, textos originales “bien redactados” formalmente; como los necesitamos los hispanohablantes cuando escribe alguien en una lengua distinta del castellano.

 

Y sobre todo, como otr@s intervinientes han recordado, “Historia a Debate” es mucho más que un puñado de listas de correo electrónico. Es una comunidad historiográfica internacional, anterior en el tiempo a su Web y a sus foros de debate, aunque much@s la hayamos conocido a través de ellos. Baste recordar que celebró su tercer congreso en julio de 2004.

 

La naturaleza profesional, académica y científica de HaD, y su multiculturalidad social, exigen pues mucha corrección formal en el uso del lenguaje escrito y el destierro de cualquier fórmula descalificatoria o insultante, como también much@s colegas han subrayado ya. Pero es mucho más una exigencia “ética” que “estética” porque es el fundamento de nuestra comunicación. Por ello, a mi juicio, es un imperativo muy poco “político”, pese a que mi habla se bate en retirada en su propia tierra: las Islas Canarias.

 

Por lo demás, desde hace años enseño historia, geografía y otras ciencias sociales en un instituto de secundaria del mayor gueto social de Canarias, y uno de los mayores de la Unión Europea: el Polígono de Jinámar. Y sueño cada día con que sus vecinos puedan expresarse mucho mejor de lo que lo hacen. Y también, por qué no, con que puedan entender los mensajes que envío a HaD. Porque eso es, fundamentalmente, D-e-s-a-rr-o-ll-o.

 

Abrazos a tod@s,

 

Domingo Marrero Urbín

Profesor de Secundaria

IES Jinámar III, Gran Canaria